“No podemos confiarnos, nos hace falta salir a las calles, haciendo un proceso reflexivo, un proceso de formación, de información, de debate, de desmantelar las mentiras y fomentar todo lo positivo de la Constitución.

Esta joven, inteligente y bella mujer de 24 años, se graduó de psicóloga en Chile en este mes de enero, fue elegida asambleísta por los emigrantes de América Latina. “me voy a quedar”, nos dijo ante la pregunta de qué va a hacer de su vida luego de terminar sus tareas en la Asamblea: “Quiero hacer campaña aquí también, entender las condiciones y ver cómo se definen las proyecciones del país… y definir el lugar donde nos va mejor, es parte de la planificación del proyecto y de quienes formamos parte de él”. Al plantearse las proyecciones, nos dijo: “requerimos afirmar todo lo que ya tenemos logrado en la Constitución, que vaya para adelante, comience a caminar, comencemos a generar tejido social, que es lo que nos falta hacer, abrir el debate, que la gente se empodere de este tema de la participación ciudadana, que es el cuarto poder que acabamos de reconocer; el poder de la gente, que significa que tome decisiones en los espacios relevantes del país. También veo que un espacio de desarrollo importante es el tema del indigenado, hacer esta relación intercultural tanto en lo interno como en lo externo y, por lo tanto, las políticas de integración latinoamericana y los proyectos que podamos llevar acabo son un tremendo atractivo también para mí. De esto buscaría algo que me permita generar políticas a favor de los pueblos de Latinoamérica, pensando tanto en lo interno como en lo externo, por ahí van las grandes líneas de proyecto. Respecto del referéndum señaló que tiene una posición muy optimista, “pero no podemos confiarnos, y nos hace falta salir a las calles haciendo un proceso reflexivo, un proceso de formación, de información, de debate, de desmantelar las mentiras y fomentar todo lo positivo de la Constitución”. Para Gabriela Quezada la derecha no está tan posicionada en el país, principalmente porque no tiene proyectos, la derecha lo que tiene es un proyecto de destrucción, pero no de construcción, entonces hay algo de común en los ecuatorianos, y es que tenemos un anhelo de cambio. Después de la Constitución creo que podemos dar un paso más de avanzada, que le va a permitir al Gobierno del presidente Rafael Correa ir tomando decisiones que a la fecha, por condiciones políticas, no se las ha tomado, como por ejemplo cambios institucionales más radicales; ahora con una Constitución que seguramente va a ser aprobada con una amplia mayoría, va a tener la legitimidad del pueblo que ha dicho SÍ al cambio, un cambio que ha empezado pero que le queda bastante por caminar.

Documentos adjuntos


Gabriela Quezada
(JPEG - 4.2 KB)