Red Voltaire
El ataque de Georgia sobre Osetia del Sur

Con la bendición de EEUU

El masivo ataque georgiano sobre Osetia del Sur estaba acordado con Washington. ¿Tenía el presidente georgiano, Mijail Saakashvili, "luz verde" de Washington cuando en la noche del viernes dio la orden a sus fuerzas armadas de atacar Osetia del Sur?

+
JPEG - 26.1 KB

Condoleezza Rice (EEUU) y Saakashvili, presidente de Georgia.
____________________________________________________

La respuesta es un rotundo sí, y sólo puede discutirse el porqué el Gobierno estadounidense decidió esta vez soltarle la correa al perro, cuando en el pasado siempre le había tenido retenido.

La reconquista de Osetia del Sur y de Abjasia es ’’el objetivo de mi vida’’, había comunicado Saakashvili en noviembre de 2003, antes de su imposición como presidente a finales de enero del 2004 gracias a una subversión apoyada por EE.UU. ’’Haremos lo máximo posible para que la próxima fiesta nacional también se pueda celebrar en Sujumi, la capital de Abjasia.’’ Esto hubiera sido normalmente en enero de 2009; sin embargo, había entre medias unas nuevas elecciones.

En su discurso de toma de posesión Saakashvili habló de la necesidad de construir un ejército poderoso, ’’para volver a rehacer la unidad de Georgia’’. El 25 de mayo de 2004 se celebró en Georgia el mayor desfile militar de la historia del país y Saakashvili dijo: ’’Si se pregunta a cualquier soldado georgiano porqué sirve en el ejército, todos te contestarán: para reconstruir la integridad territorial de Georgia’’.

¿Podía ser esto un malentendido? La cúpula georgiana pasó pronto a los hechos: tras enfrentamientos militares de varios días en Osetia del Sur, en la madrugada del 19 de agosto de 2004, tropas de élite georgianas asaltaron varias colinas estratégicamente importantes en las inmediaciones de la capital Tsjinvali.

Todos los observadores competentes estuvieron de acuerdo en que era el preludio de un ataque mayor. Sin embargo, en un giro de los acontecimientos sorprendente y sin declaración oficial, los soldados georgianos desocuparon pocas horas después las posiciones conquistadas. Las suposiciones que se barajaron entonces, eran que el Gobierno estadounidense había intervenido a través de su poderoso embajador en Tbilisi.

El veto estadounidense también intentaba probablemente evitar una escalada bélica en septiembre de 2006. En aquel entonces, el ministro de defensa Irakli Okruashvili, un ’’loco atrevido’’ no muy responsable de sus actos, había tenido que aterrizar de emergencia con su helicóptero en territorio de Osetia del Sur, después de que antes hubiera estado media hora sobrevolando provocadoramente sobre Tsjinvali.

’’Todos deberían entender que los impulsos de esos bandidos van a terminarse de una vez por todas muy pronto’’, amenazó a continuación Okruashvili e informó de que próximamente dirigiría personalmente ’’una expedición de castigo’’. En el verano del 2007 alardeaba que se bebería el próximo champán de año nuevo en la capital surosetia. En lugar de eso cayó en desgracia con Saakashvili, fue enviado incluso temporalmente a una cárcel georgiana y vive en la actualidad exiliado en Francia.

El primer indicio de que el Gobierno georgiano tiene ahora la bendición de Washington para su agresión a Osetia del Sur, fue la actitud del congresista estadounidense Zalmay Khalilzad, antiguo representante estadounidense en Kabul, en el Consejo de Seguridad de la ONU: en la reunión especial nocturna convocada precipitadamente después del comienzo del ataque georgiano, bloqueó cada toma de posición conjunta para la renuncia a la violencia. Hasta el momento no ha llegado de Washington ni una sola palabra de crítica al proceder de Saakashvili.

Observadores expertos en Moscú se habían preparado para un peor desarrollo del conflicto, después de que la Secretaria de Estado, Condoleezza Rice, se hubiera encontrado con Dimitri Sanakojev, el ’’presidente de Osetia del Sur’’ nombrado por el Gobierno georgiano, en su visita a principios de julio en Tbilisi. Hasta ese momento había, entre EEUU y la UE, unidad para ignorar a esta figura creada para las provocaciones y las aventuras militares.

Pocos días después de la visita de la Secretaria de Estado, en la que supuestamente también se hablaría sobre la inminente agresión, comenzaron en la base de Vaziani cerca de Tbilisi, maniobras conjuntas con el nombre de ’’Respuesta Inmediata’’ dónde, junto a 600 georgianos y pequeños grupos de

oficiales de Ucrania, Azerbaiján y Armenia, participó un contingente más fuerte de mil soldados estadounidenses con diferente armamento.

Los ejercicios duraron del 17 al 31 de julio. Un día después de terminar, en la noche del 1 al 2 se agosto, comenzaron las provocaciones militares de las fuerzas armadas georgianas en los alrededores de Tsjinvali.

Cuando Saakashvili dio la orden de atacar en la noche del 7 de agosto, se encontraban todavía en Georgia parte de las tropas estadounidenses que tomaron parte en las maniobras, aunque por lo visto ya no estaban en la base de Vaziani, que fue atacada por los aviones de guerra rusos.

Igualmente había en Georgia 127 instructores militares estadounidenses, entre ellos 35 empleados de empresas privadas de seguridad. El Gobierno estadounidense había empezado ya en abril de 2002 con el predecesor de Saakashvili, Eduard Shevardnadze, a entrenar unidades de élite del ejército georgiano y a equiparlos con las armas más modernas.

Con un coste de 65 millones de dólares, este programa representaba por aquel entonces un tipo de proyecto piloto con una dimensión absoluta sin precedentes en el campo de la antigua URSS. Oficialmente terminó en el año 2004, pero continuó bajo otros nombres. Además se unieron instructores de Gran Bretaña y un número desconocido de militares y ’’asesores de seguridad’’ de Israel.

Tomado de Rebelión.org. Texto original publicado en Junge Welt. Traducción de Luis Montilla.

Sidney Blumenthal

Sidney Blumenthal Sidney Blumenthal fue asistente y asesor especial del presidente Bill Clinton. Es autor de The Clinton Wars. Fue editorialista del New Yorker, del Washington Post y de New Republic. Es actualmente editorialista del Guardian sobre asuntos de política estadounidense y corresponsal en Washington de Salon.Com.

 

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.