En el proyecto de nueva Constitución, que entrará a referéndum el próximo 28 de septiembre, existen varios artículos que permiten al pueblo ecuatoriano, a través de representantes de organizaciones populares, formar parte de la toma de decisiones, planificación y gestión de los asuntos públicos.

El título IV, que se refiere a la Participación y Organización del Poder, establece claramente, en la mayoría de articulados, que este derecho, que ha sido pisoteado por los gobiernos neoliberales, se cumpla en esta nueva Constitución. Algo que, a decir de varios analistas, asesores y dirigentes populares, es un proyecto Constitucional donde ha participado el pueblo ecuatoriano.

Así lo confirma Patricio Torres, asesor del asambleísta por el Movimiento Popular Democrático (MPD) Jorge Escala, quien indica que, entre otros artículos, el Art. 95 define la participación de forma individual y colectiva en la toma de decisiones de los asuntos públicos. Agrega que, además de este importante derecho, se establece un control de las instituciones del Estado, de la sociedad y de sus representantes. El letrado indica que se reconoce toda forma de organización y control como expresión de la soberanía popular.

“Entre los aspectos más relevantes se encuentra el artículo 98, que manifiesta que los individuos y los colectivos podrán ejercer el derecho a la resistencia frente a acciones u omisiones del poder público y demandar el reconocimiento de nuevos derechos. Además, se establece que todos los niveles de gobierno estarán integrados por instancias de participación ciudadana de elección popular”, indica Torres. Uno de los artículos que con mayor énfasis es reconocido por este asesor es el 119, en el cual se reconoce que para ser asambleísta se requerirá tener nacionalidad ecuatoriana, gozar de los derechos ciudadanos y, básicamente, tener 18 años. Según Torres, a esto se suma el voto optativo para los jóvenes que tengan 16 años, lo que constituye un paso histórico en Ecuador y el mundo. Indica que en esta Constitución se reconoce el papel de las luchas populares y académicas para forjar un pensamiento que plantee la transformación del sistema vigente.

En cuanto a las formas de democracia directa, específicamente a la Consulta Popular, permite que ésta se realice a petición de la ciudadanía sin reforma constitucional, cuando se haya logrado la adhesión del 8%del padrón electoral. Por lo tanto, la Consulta Popular será un mecanismo para que el pueblo se pronuncie a favor de reformas constitucionales o aspectos locales. Entre varios de los artículos que toman en cuenta al poder del pueblo como mandante y primer fiscalizador, se encuentran los artículos 96, 100,101, 108,111, 120, 204, 208.

Para el ex presidente de la Federación Única Nacional del Seguro Social Campesino (Feunassc), Byron Garcés, el proyecto de Constitución es democrático y participativo porque recogió las propuestas de todos los sectores, especialmente de los campesinos. El dirigente asegura que siempre han luchado de hecho para que el movimiento campesino participe en la toma de decisiones fundamentales para su organización, sin embargo, afirma que ahora en el nuevo proyecto de Constitución se reconoce a su lucha no solo de hecho sino también de derecho. Agrega que antes las comunidades campesinas que no tenían acceso a las tierras para que los organismos correspondientes puedan atender sus pedidos, pero que ahora, además de vigilar la gestión de las instituciones públicas, exigirán que luchen por adquirir nuevos derechos y se cumpla con sus nuevas exigencias.

“Me parece muy oportuno que ahora los sectores populares podamos realizar veedurías directas de la gestión pública. Es positivo además que se reconozca a la organización colectiva de la sociedad porque antes solo eran tomadas en cuenta aquellas comunidades que funcionaban con el carácter de derecho, ahora pueden funcionar también las de hecho. Sin embargo, la base social será aquella que reconozca la labor de sus dirigentes”, manifestó el dirigente de la Feunassc.

Garcés agrega que existirá el Consejo de Paticipación Ciudadana y Contro Social, el cual deberá estar integrado por las personas y organizaciones más probas y aquellas que han mantenido una lucha histórica, Asegura que no estará de acuerdo que formen parte de este Consejo algunos representantes de ONG’s cuestionados por la opinión pública.