El arte y la cultura son del pueblo, ésta es la idea que nos dejó la inauguración de la Primera Jornada Muralista, realizada el 28 de agosto. Este es un proyecto emprendido en la provincia de Imbabura por jóvenes artistas comprometidos con una propuesta social de cambio por medio de su arte. La Unión de Artistas Populares del Ecuador (UNAPE), el taller experimental de arte Ají de Piedra y Arkipus, son las organizaciones integrantes de este proyecto, apoyadas por el Ministerio de Cultura.

Emerson Hidalgo, artista popular, nos explicó que “la cultura siempre se ve influida por los cambios políticos de su medio”. Lo que les motivó como artistas a organizar esta jornada cultural, es el nuevo escenario político que está viviendo Latinoamérica y, en especial, Ecuador; se evidencian grandes cambios ante los cuales no se puede permanecer ajeno e indiferente; estos jóvenes se manifiestan a favor de este proceso de cambio y de progreso.

Su propósito fundamental es rescatar la identidad cultural de los pueblos pintando 15 murales en sectores rurales de Imbabura como son Juncal, Chalguayacu, Pimampiro, Chota, Urcuquí, Otavalo, Antonio Ante, Cotacachi. Para ello, primero se realizará un proceso de socialización e interrelación con la gente y tomando en cuenta sus costumbres y autenticidad. La expectativa de la realización de este proyecto es tan grande que para el 2009 esperan pintar 50 murales más.

El mural muchas veces es tomado bajo un concepto de decoración o de publicidad; el objetivo de estos jóvenes es cambiar esta idea, plasmando con su arte la realidad cultural de los pueblos que tiene que ver con su lucha social, con sus problemas y su historia.

Con el fin de mostrar el enfoque que los murales tendrán, los artistas realizaron una representación teatral que provocó gran conmoción en el público presente, pues se mostró el pensamiento impuesto por la clase dominante de que la cultura y el arte son para las élites y que deben corresponder a sus intereses; contrastándolo con que el arte es el reflejo de la realidad de los pueblos, que es más que un elemento decorativo y que constituye un instrumento de lucha, de concientización; es por esto que los muros hablan, murmuran, reclaman y dicen la verdad sobre la vida y la necesidad del pueblo.

El pueblo es rebelde, por eso el arte debe ser rebelde. Se cree que el arte se encuentra solamente en museos, exposiciones y galerías. Los artistas de Imbabura nos muestran que, por el contrario, el arte se debe llevar a las calles, se debe llevar al pueblo, pintando el cambio y la revolución, es decir, pintando los intereses del pueblo. Jairo Mena, director del taller experimental Ají de Piedra, dijo que en el proyecto se usarán las nuevas tendencias y herramientas juveniles como son los grafitis subversivos, y el espray; nos dijo, también, que “son formas de expresarse por medio de las cuáles los jóvenes se hacen presentes y se incorporan a la lucha social”; estos artistas no comparten el pensamiento de rayar paredes sin ningún sentido e impondrán una idea y un propósito de aprendizaje cultural consciente.

Juan Ruales, director de cultura del Gobierno Provincial de Imbabura, destacó la importancia de que los jóvenes se unan en un proyecto tan grande, pues esta unión permite el desarrollo del arte; mostró gran entusiasmo por que se realice este tipo de eventos en Imbabura, pues no en muchas provincias del país la juventud se involucra tanto en el campo de la cultura.

El elenco infantil de danza Cizarra hizo la brillante presentación de una coreografía llamada “Por la Raza”; su director explicó que era una representación de la resistencia indígena desde la conquista hasta nuestros tiempos; personificaron la cosmovisión andina y el dualismo indígena, en el cual todos y todas son iguales, son hermanos de una misma sangre. La fuerza y la alegría con que estos niños bailaron se reflejó en la acogida y entusiasmo que recibieron por parte del público.

A lo largo del país, la UNAPE efectúa un proceso de creación, exposición y acercamiento a los pueblos, con el fin de concientizar acerca de la importancia del momento histórico que vivimos. A lo largo de toda la provincia de Cotopaxi, por ejemplo en Salcedo, Buenaventura, Latacunga, así como en Ambato, San Felipe, etc., Aquelarre, grupo de teatro de la Universidad Técnica de Cotopaxi, trabaja intensamente en la campaña por el SÍ, rumbo al referéndum aprobatorio. Lo mismo sucede en Manabí, donde se realizan seminarios y conversatorios en los cuales se debate el proyecto de nueva Constitución; en Guayas, donde se compuso una canción a favor del Sí. Por todos los rincones de la patria resuenan vientos de cambio, de unidad y lucha. A través de óleos, danza, teatro y charangos, la UNAPE trabaja comprometidamente por la construcción de la Patria Nueva.

Toda esta labor es de gran valor y admiración. Ojalá todos los jóvenes pudiéramos crear conciencia social para intervenir en las luchas populares, trabajar y ser partícipes de un proyecto como este, por un país nuevo y mejor.