"Hemos retirado las páginas de nuestro sitio web que no son apropiadas para los miembros más jóvenes de las familias", señala el comunicado emitido por la página web “astenpelit.fi”, que tenía el videojuego, según informaron las agencias internacionales de noticias.

Sin embargo, el juego, llamado “Kindergarten Killer” (“El asesino del jardín de infancia”) puede encontrarse en un gran número de páginas de Internet.

Por ejemplo, si se coloca “Kindergarten Killer” en el buscador Google, la mayoría de los primeras 500 páginas a las que se acceden, ofrecen este videojuego que consiste en matar con una escopeta al mayor número posible de niños en un centro educativo, mostrando animaciones muy violentas.

Este videojuego causó gran indignación en Finlandia después que Matti Saari, un estudiante de 22 años, asesinó el pasado 23 de septiembre a diez personas en la Escuela Vocacional de Kauhajoki antes de suicidarse mediante un disparo en la cabeza. Saari dejó una senda de comentarios en internet incitando al odio y a la venganza.

"Hemos retirado páginas de nuestro sitio web que no son apropiadas para los más jóvenes. Compartimos la preocupación que han causado y pedimos perdón por ello", señalaron en un comunicado los responsables del portal.

Los comentarios que Saari colgaba en Internet son similares a los que escribió Pekka-Eric Auvinen, el estudiante de bachillerato que mató a ocho personas antes de suicidarse el año pasado en Finlandia después de publicar en el portal YouTube un vídeo con sus planes.

Poco más de diez meses antes, Pekka-Eric Auvinen, un estudiante de secundaria de 18 años, mató a tiros a siete alumnos y a la directora de un instituto de Jokela, al sur de Finlandia.

Los dos asesinos, quienes previamente colgaron vídeos donde aparecían disparando sus pistolas en un portal de internet, se suicidaron de un disparo en la cabeza tras cometer las masacres.

La última masacre ha provocado que el Gobierno finlandés considere la posibilidad de endurecer las leyes para el control de armas, que se encuentran entre las menos restrictivas de Europa.

El país nórdico es el tercero del mundo en número de armas por habitante, después de Estados Unidos y Yemen, según una encuesta internacional realizada en 2007 y recogida por la cadena británica BBC.