Desde hace varios años, los jóvenes universitarios se vieron motivados a hacer escuchar su voz combativa, no sólo en las calles sino también en medios de comunicación, y qué mejor que hacerlo en su propio programa… Así, hace dos años aproximadamente surge el proyecto de la Radio Universitaria, que se concretó en un inicio con el programa “Buenos Días Central”, transmitido en Radio Latina los días sábados, bajo la conducción de Diana Cabascango y Lenin Guato. En la actualidad, la producción cuenta con un equipo más numeroso de jóvenes entusiastas: La Hora Hueca de la Central se difunde semanalmente los días lunes, de 9h30 a 10h30, en radio La Luna.

Con tan solo ocho programas al aire, ya se ha ganado una gran acogida por parte de los oyentes, que no solo son estudiantes sino también madres y padres de familia; este espacio es uno de los más sintonizados, ya que rompe los formatos tradicionales y, además de ser un programa juvenil, es una zona de debate en la cual se tocan varios temas, que van desde deportes, el arte, hasta la realidad nacional y política de nuestro país.

El esfuerzo es realizado por todo el equipo de veinte personas, encabezadas por Taty, Ángel y Lenin, que se reúnen cada semana para finiquitar los detalles del siguiente programa, además de estar en una constante capacitación para que cada uno de los miembros del equipo participen en la locución, ya que “no queremos generar caudillismo”, como afirma Ángel; el equipo promueve la solidaridad y la participación colectiva, “queremos generar conciencia social y de trabajo colectivo, ya que la única forma de conseguir las victorias es trabajando juntos mediante la organización”, afirman convencidos los integrantes de La Hora Hueca.

‘La comunicación es una herramienta poderosa’

Ángel Flores, estudiante de la Facultad de Derecho

“Conozco desde los 13 años el ámbito de la comunicación; he tenido la oportunidad de participar como parte del periódico OPCION en la cobertura del Foro Social de las Américas, una de las facetas más lindas en las que uno se ha auto superado con el apoyo de los miembros de OPCIÓN, que han sido siempre como una familia. Además, después del Foro Social, tuve la posibilidad de trabajar en algunos proyectos radiales: en la radio de la Casa de la Cultura, en la del Instituto Nacional Mejía (mi colegio), en la radio del Municipio y actualmente en La Luna. Trabajar en esta estación es chévere, las personas son bien participativas; lo mejor es que son personas analíticas, te escuchan y, siempre y cuando no se trate de manipular su concepción, son personas que tienen criterio propio; ellos mismos lo dicen: “apoyo los procesos de cambio, pero con mi propia ideología”, eso es algo interesante que nosotros respetamos y les planteamos que hay que trabajar organizadamente.

Esta experiencia es muy buena, me ha cambiado la vida en varios aspectos, como por ejemplo el de prepararme bastante para poder estar a la altura de los invitados del programa; cuadrar mis horarios en la ‘U’; incluso los hábitos de estudio para ayudar e informar a las personas; la actividad te exige auto educarte.

‘En este proceso desarrollamos una visión política’

Lenyn Guato, estudiante de la Facultad de Agronomía A veces tenemos momentos en que nos reímos o estamos serios, pero igual nos llevamos súper bien, lo cual hace que esta experiencia sea agradable. Anteriormente tuve la oportunidad de participar junto a Diana Cabascango en la conducción de Buenos Días Central y ahora en La Hora Hueca.

En este proceso desarrollamos una visión política directamente, vamos entendiendo cómo se van dando las cosas en el país y por qué deben cambiar. Nos estamos vinculando a la comunidad con un programa que es nuestro, tenemos una buena sintonía en Radio La Luna, que ha sido una de las radios que desde la caída de Lucio Gutiérrez tiene buena sintonía, y más ahora, que estamos nosotros: nos escucha más gente de izquierda y de tendencia democrática.

‘Siempre me ha gustado la radio’

Tatiana Chicango, estudiante de la Facultad de Agronomía

Siempre me ha gustado la radio, hace un tiempo participé en un programa juvenil de radio, en Tulcán, muy diferente al que hacemos ahora; aquí el grupo de compañeros que estamos me han enseñado muchas cosas, además nos han aconsejado en lo que debemos mejorar, todos los comentarios que nos han dado son bien aceptados; yo por mi parte les agradezco todo lo que han hecho para ayudarnos a superarnos y, aunque no podía estar todos los días involucrada en la política, me doy mi tiempo y lo estoy logrando; mi participación en el programa me ha ayudado a ser más organizada, a involucrarme más con la comunidad, a informarme sobre el campo sociopolítico y también me ha ayudado para salir adelante y superarme como persona e intelectual”.