Entrevista a Pablo Castro, Presidente nacional de la Federación de Estudiantes Secundarios del Ecuador (FESE).

- ¿Cómo ha sido el trabajo del movimiento estudiantil secundario en la creciente tendencia democrática?
- Los estudiantes secundarios consideramos que este momento político de avance de las posiciones progresistas tiene que ver bastante con el desarrollo de la lucha social; si no hubiéramos protestado contra los lineamientos que implementó el imperialismo norteamericano en nuestro país, no tuviéramos el desarrollo de la tendencia que hoy tenemos. Por eso, consideramos que somos parte importante de esa corriente, por lo que hemos hecho debates para puntualizar cuáles son los cambios que nosotros necesitamos apuntalar.

Ha sido un proceso complicado, hemos entrado al debate de temas que, aunque no son el fondo de la crisis de nuestro país, llaman la atención del movimiento estudiantil secundario, es decir, hemos ligado temas que son candentes para los jóvenes, con políticas un poco más extensas. Podríamos decir que, por ejemplo, cuando existió la agresión al territorio ecuatoriano por parte de las Fuerzas Armadas de Colombia, uno de los primeros sectores en manifestarse de manera abierta fue el de los estudiantes.

Estamos convencidos de que no necesitamos de un redentor para que solucione los problemas del país, sino que necesitamos consolidar un verdadero movimiento de masas, que sea capaz de realizar los cambios, que los dirija y que sobre todo sea capaz de construir y consolidar una nueva sociedad.

- ¿Cuáles fueron los ejes de trabajo que ustedes impulsaron en este nuevo proceso?
- Nosotros, jóvenes de la FESE, la JRE y la FEUE, giramos con cinco ejes que tienen que ver con “El Ecuador que los Jóvenes Queremos”, proyecto que presentamos al presidente de la República con grandes manifestaciones de masas. En él planteamos la necesidad de contar con acceso al trabajo, a la recreación, que consideramos permiten que los jóvenes seamos parte importante del desarrollo en nuestro país, además de participar de manera más amplia y democrática en las decisiones que se toman en nuestro país; en esa medida impulsamos ciertas cuestiones específicas como: el voto a los 16 años, la gratuidad de la educación, el impulsar el derecho al primer empleo, que hemos levantado desde hace varios años y que hoy ha sido tomado en cuenta en la Nueva Constitución fruto de esa lucha.

“El Ecuador que los Jóvenes Queremos” se ha convertido en una bandera de lucha de todos los jóvenes a nivel del país. Y consideramos que no debería ser letra muerta, debe ser considerado tanto por el primer mandatario como por todas las carteras del Estado, ya que todas son responsables de lo que pueda acontecer con el futuro de la patria y con el presente de la patria que somos los jóvenes.

- ¿Cómo ha sido el proceso de lucha por el carné estudiantil?
- Este proceso no es de ahora, hemos levantado la lucha por el carné estudiantil desde el gobierno de Lucio Gutiérrez, quien fue el que inició ofreciendo esta credencial a los niños y jóvenes.

Desde allí, en todo este proceso nos hemos topado con piedras en el camino, con ministros de educación como Roberto Paisalague, Consuelo Yánez, que trataron por todos los medios de detener esta conquista, pero el que más se ha resistido a entregarnos el carné estudiantil es Raúl Vallejo, que en todo este proceso se ha sometido a un paro nacional de estudiantes, ha sido retenido por los estudiantes del colegio Juan Montalvo cuando intentó entregarles un carné estudiantil que no era auténtico, y ahora enfrenta nuevamente un periodo de movilizaciones.

A pesar de que somos parte de la corriente, nosotros como estudiantes no podemos callar esa actitud prepotente de un ministro de educación que pertenece y sigue los lineamientos de la vieja partidocracia como es la Izquierda Democrática. Él se ha negado a algo tan sencillo como es la entrega del carné estudiantil, no es un problema macro, lo único que se necesita hacer es tener la voluntad política para entregar ese documento.

Ahora se ha comprometido, una vez más, como lo hizo el año pasado, a entregarnos el carné. Le volvemos a tomar la palabra, en aras de consolidar por un lado el proceso, y por otro, ayudar a solucionar este problema mediato de los estudiantes.

- ¿Cómo está actualmente la situación de la FESE ?
- El 16 de octubre, alrededor de 10.500 estudiantes del país se movilizaron en 17 provincias a nivel nacional. Salieron a las calles para manifestarse en contra de la prepotencia de Vallejo, y con esto se logró que el mismo día, en horas de la tarde, se recibiera una respuesta: que se entregaría el carné estudiantil de manera inmediata, el cual va a ser costeado enteramente por el Estado, a razón de 80 centavos por estudiante.

El mismo Ministro ha fijado veinte días de plazo para que se lo pueda elaborar, tanto en la Sierra como en la Amazonía, y a futuro, en el periodo 2009–2010, se lo efectuará en la Costa. Para evitar algunas dificultades hemos hecho un llamado a conformar las comisiones provinciales entre la FESE y el Ministerio de Educación para poder dar una vigilancia y una consolidación a este trabajo.

Pero a pesar de llegar a este acuerdo, el Ministro ha intentado reprimir la movilización de los estudiantes, ha criminalizado en alguna medida la lucha de los jóvenes a nivel del país, y se encuentra en una actitud de expulsar de los colegios a los estudiantes que por derecho y necesidad nos hemos movilizado.

Se ha pedido la expulsión de todos quienes fueron detenidos en las movilizaciones del 16 de octubre, se ha pedido los datos y una sanción a los dirigentes estudiantiles que están dentro de los colegios, uno de ellos William Centeno, presidente de la FESE de Pichincha, otro es Lenin Mora, secretario nacional de la FESE. El Ministro ha ido ubicando colegio por colegio cuáles son los dirigentes más destacados a nivel de la provincia y ha pedido para ellos, directamente, la expulsión.

También se ha dispuesto que el rector que no sancione a los estudiantes será sometido a un sumario administrativo, es decir que ha puesto entre la espada y la pared a rectores de seis planteles de nuestra ciudad, a quienes ha dicho que si no existen sanciones a los estudiantes serán sancionados. Consideramos que esta política no es coherente con la naturaleza del gobierno actual, esta política lo que está intentando es quebrar la alianza existente entre los sectores sociales como los estudiantes secundarios y el gobierno.

- ¿Cuál es su posición frente a este pedido de expulsión?
- Primero, que ni el Presidente ni el Ministro de Educación pueden violar los procesos legales que existen dentro de cada colegio; segundo, nosotros nos acogemos como jóvenes a los derechos primero internacionales que garantizan nuestra libre movilidad y manifestación en nuestros países; y tercero, el reiterar que las leyes ecuatorianas y la Constitución que se encuentran vigentes garantizan que los jóvenes podemos ser actores sociales y podemos manifestarnos en diferentes formas y sobre todo garantiza nuestro derecho a la educación sin discriminación alguna, sin que existan sanciones, es decir, el propio Ministro de Educación está haciendo un complot en contra de la Constitución y en contra del Gobierno.

Manifestamos nuestra solidaridad con todos esos jóvenes que han sido agredidos por parte del Ministerio de Educación, llamamos a las autoridades del gobierno a investigar qué elementos de las fuerzas policiales fueron los que ingresaron al Colegio Juan Montalvo, en la ciudad de Quito, y agredieron a nueve estudiantes, incluso se desnudó a un estudiante del Colegio Odilo Aguilar y se lo golpeó de manera brutal, por una lucha que consideramos es legítima, necesaria, urgente para logar un beneficio para la mayor parte de estudiantes del país.

Además, ratificamos que no vamos a aceptar ni una sola sanción, tampoco que se amedrente al movimiento estudiantil con estas acciones, al contrario, lo que el Ministro de Educación hace es dar más valor a los estudiantes para continuar la lucha.