Hace 24 años la juventud trabajadora, campesina y estudiantil de diferentes partes del país, asistió a las labores del Primer Congreso de la JRE; era el 26 y 27 de octubre de 1984… El Paraninfo Che Guevara de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Central del Ecuador se constituyó en el escenario donde se reunieron cientos de jóvenes para dar origen a la Juventud Revolucionaria del Ecuador (JRE).

El Congreso constitutivo de “la Jota” se realizó en un escenario político muy complejo: el gobierno de León Febres Cordero emprendía acciones para ajustar el modelo neoliberal y reprimir la lucha rebelde de los pueblos del Ecuador.

La JRE surgió recogiendo los anhelos de los luchadores populares que enfrentaron a las dictaduras militares, de los combatientes que defendieron la soberanía y confrontaron a las petroleras, de aquellos bachilleres que se tomaron la casona universitaria y conquistaron el libre ingreso, de los jóvenes que se organizaron en la URJE y levantaron sus banderas en contra del imperialismo. Recogieron la energía rebelde de los luchadores que participaron en las revoluciones de los estancos y las alcabalas, de los trabajadores del 15 de noviembre de 1922, del pueblo que se levantó en La Gloriosa, de los zafreros que se rebelaron en Aztra, de los miles y miles de combatientes que entregaron sus corazones y esperanzas por conquistar un rojo amanecer.

Años de insurgencia y rebeldía

La Juventud Revolucionaria del Ecuador es la organización antiimperialista, antifascista, democrática y patriótica, integrada por jóvenes inconformes con la situación de dependencia, explotación, miseria y opresión en la que vive el pueblo ecuatoriano y que están decididos a luchar por la transformación social del país.

En sus 24 años, la JRE se ha constituido en la organización juvenil de izquierda más grande del país y ha sido protagonista de importantes luchas en contra de las clases dominantes.

La Jota se ha destacado en la defensa de los derechos de los trabajadores, la juventud y los pueblos, combatiendo a los gobiernos corruptos y neoliberales; un sinnúmero de batallas ha producido contra las privatizaciones y la injerencia del imperialismo en nuestra patria.

Conjuntamente con otros sectores, la JRE combatió con valor las intenciones de imponer las dos horas de religión, y defendio la educación laica, gratuita y de calidad. Fue parte de los luchadores que derrocaron a los ex presidentes Bucaram, Mahuad y Gutiérrez.

Los joteros se constituyeron en los portaestandartes de la lucha por el carné estudiantil y en defensa de la soberanía nacional; dieron una destacada pelea para impedir la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) y exigir la expulsión de la petrolera OXY del Ecuador.

Utilizando las distintas formas de lucha, han contribuido a desarrollar la conciencia de nuestro pueblo, desenmascarando a la burguesía y el imperialismo, difundiendo la ideología de la clase obrera y dando confianza en la lucha a los trabajadores, la juventud y los pueblos del Ecuador.

Las acciones que ha desarrollado la Juventud Revolucionaria del Ecuador van alcanzando mayores niveles, con alegría y rebeldía sus militantes crecen y se desarrollan, se multiplican en las luchas y los combates.

El “jotero” un amante de la vida y la libertad

El “jotero” es de origen popular, son jóvenes obreros y campesinos, estudiantes y maestros, negros e indígenas, cholos y mestizos, que se han organizado debido a la crisis, explotación y miseria que aún atraviesa nuestro país. Levantan sus gritos de guerra, de lucha y combaten día a día.

Es un militante rebelde, pero por una causa: la revolución; es un ser combativo, pero con una disciplina común y conciente; es un ser valiente y organiza la lucha de los pueblos.

Es el luchador por una nueva sociedad, en la que no exista la explotación del hombre por el hombre. Una sociedad donde el trabajo dignifique al ser humano, donde la cultura sea patrimonio de todos, donde los trabajadores que crean la riqueza sean dueños de su propio destino, donde la mujer sea tratada sin discriminación.

Es el joven amante de la vida y la libertad, es el hombre y la mujer que ríe y llora, que se indigna al ver al pueblo sometido y explotado, que se alegra cuando las fuerzas populares avanzan en su lucha por conquistar el poder.

El “jotero” es el joven que sueña y lucha por un rojo amanecer, que inspira su acción bajo el marxismo leninismo; es el joven que siente, canta, lee, besa, estudia y baila. Es el ser humano sencillo y honrado, es la flor y la semilla de la nueva sociedad, que recoge en su ser las cualidades de la clase obrera.

Es el ser humano que entrega su vida por la causa revolucionaria, es el joven que no mira fronteras, es el grafitero clandestino, es el poeta de todo un pensamiento rebelde, es el hombre y la mujer que levantan su voz por la Patria Nueva.