La movilización popular que tiene sus expresiones en marchas, mítines, paros, huelgas, levantamientos populares y rebeliones es parte de la historia de los pueblos que luchan por alcanzar objetivos de orden reivindicativos y políticos, su justeza y su orientación han empujado la historia para adelante, sin esa acción no serían posibles los cambios que experimentamos varios países de América Latina, en donde contamos hoy con la presencia de gobiernos de corte democrático y progresista como el de Evo Morales, Rafael Correa y Hugo Chávez. Es un derecho que los pueblos ejercen con el propósito de cambiar su situación, son actos de un profundo contenido democrático, tanto por sus propósitos como por la gran magnitud de los involucrados.

Bolivia: marcha por la “refundación de Bolivia”

Caracollo fue la localidad desde donde miles y miles de trabajadores, mujeres, jóvenes y iniciaron un gran marcha que recorrió 200 kilómetros durante una semana y que llegó al Congreso Nacional, el cual se vio obligado a convocar a un referéndum para el 25 de enero del 2009 para aprobar la nueva constitución y para la convocatoria a elecciones generales para diciembre del mismo año.

El proyecto de constitución tuvo que sufrir modificaciones como parte de las negociaciones que realizó el gobierno con la oposición a fin de viabilizar la aprobación en el congreso. Entre los acuerdos cuenta el impedimento de que Evo Morales pueda postularse para un segundo periodo si gana las próximas elecciones, es decir, en ese caso solo podrá permanecer hasta el 2014.

Por un lado, el 25 de enero se consultará también, cuál debe ser la máxima extensión de tierra que puede acumular un boliviano. Las opciones son 5.000 y 10.000 hectáreas, pero esta normativa se aplicará para futuro y no será retroactiva, esta es otra sesión del gobierno, lo cual ha calmado a los terratenientes de la región oriental, que veían amenazadas sus grandes extensiones de tierra, pero a su vez a incomodado a varios sectores de campesinos que tranquiliza al sector agropecuario del oriente del país que veía amenazadas sus propiedades.

Evo Morales y el pueblo boliviano han librado un nuevo escollo donde la movilización le ha dado fuerza para que se apruebe el referéndum, pero además le da al gobierno la responsabilidad de mantener movilizado a su pueblo para no hayan retrocesos ni cesiones, a cuenta de tener una “oposición democrática”, y para que el nuevo texto gane ampliamente y el proyecto democrático boliviano se afirme.

Colombia: marcha por la dignidad de los pueblos.

Álvaro Uribe sufre no solo una avalancha de denuncia de corrupción y vinculación con narcotraficantes y paramilitares, sino que ahora se le ha sumado una ola de protestas, huelgas y movilizaciones de gran magnitud, por su duración, intensidad y amplia participación de los trabajadores, campesinos, la juventud estudiosa, empleados públicos, y el movimiento campesino.

El discurso guerrerista, y el show mediático en el que se ha escondido Uribe no le han servido para detener la gran movilización popular, la más grande que ha vivido Colombia en los últimos 6 años.

La aguda crisis económica que golpea a Colombia, la pobreza, la explotación a la que tiene sometido a la mayoría del pueblo hoy se desbordan en varias lucha y en varios frentes sociales, a lo cuales se ve incapacitado de dar respuestas.

La gran movilización indígena convocada ..que avanza hasta Cali estuvo precedida deparo de 43 días de funcionarios y trabajadores del sector judicial; los corteros de caña de la región del Valle del Cauca llevan más de un mes ocupando los ingenios, pidiendo dignidad y contratación directa con un salario justo; los transportadores han terminado un largo paro hace pocos días. El sector estudiantil prepara un levantamiento; la Registraduría Nacional empezó un paro indefinido.

A la Minga de los Pueblos convocada por los indígenas se han sumado la Central Unitaria de los Trabajadores; Asonal Judicial, los corteros de caña, el sector de la educación y se ha desarrollado en La Guajira, Córdoba, Sucre, Atlántico, Chocó, Norte de Santander, Risaralda, Caldas, Quindío, Valle del Cauca, Cauca, Tolima, Huila, Casanare, Meta y Boyacá.

Los puntos principales que buscan tratar con el gobierno son entre otros, cese de los homicidios a los indígenas que según la Organización Nacional de Indígenas de Colombia (ONIC) se ha incrementado en los últimos 6 años llegando a 1 253 y han sido expulsados de sus territorios ancestrales al menos 54 000. “Sólo en los últimos 15 días han sido asesinados 19 indígenas y van tres durante esta marcha; el incumplimiento de los acuerdos firmados por el Estado con la comunidades;

Pese a las amenazas y la represión a la criminalizacion de la lucha los pueblos continuarán movilizándose, seguirán luchando por dignidad, trabajo y democracia. Volverán a movilizarse hasta conquistar una Patria nueva.