Durante la mañana del pasado viernes 28, De Filippis fue abordado por la policía, la que exhibiendo una orden judicial de detención, ingresó violentamente a su domicilio, y luego de ser insultado y maltratado delante de sus dos hijos, fue llevado detenido bajo la acusación de “difamación pública”, según un informe del comunicador social Hernán Harispe.

De Filippis, quien denunció que durante su detención en la comisaría de Raincy fue obligado a desvestirse en dos oportunidades, finalmente fue trasladado a declara ante el juez de turno, quien lo liberó algunas horas después, pese a la continuidad del proceso judicial por “difamación pública” hacia el empresario Xavier Niel, proveedor de la empresa Internet Free.

El director de Liberación, Laurent Joffrin remarcó: “Que la policía haya empleado medios tan brutales es un descontrol peligroso que no debe crear un antecedente”, y aseguró que va anteponer todos los recursos jurídicos posibles”

Por su parte, el abogado del diario enfatizó que este procedimiento constituía un “hecho sin precedentes en Francia, sea por la trivialidad del hecho que se imputa como por la forma en que el periodista fue encarcelado”, Y agregó: “Esto es escandaloso. Es inadmisible tal procedimiento por un delito que ni siquiera prevee la encarcelación. Esto es nuevo en materia de delito de prensa”.