“De regreso de un viaje a Bolivia y Argentina mis cuñados María y Javier traen el periódico Clarín del 30 de agosto. En él viene la noticia de que va a ser presentada al Parlamento peruano una nueva Ley de Turismo que contempla la posibilidad de entregar la explotación de zonas arqueológicas importantes como Machu Picchu y la ciudadela preincaica de Chan Chan, a empresas privadas mediante concurso internacional.

Clarín llama a esto "la loca carrera privatista de Fujimori". El autor de la propuesta de ley es un tal Ricardo Marcenaro, Presidente de la Comisión de Turismo, Telecomunicaciones e infraestructura del Congreso peruano, que alega lo siguiente: "En vista de que el Estado no ha administrado bien nuestras zonas arqueológicas ¿qué pasaría si las otorgáramos a empresas especializadas en esta materia que vienen operando en otros países con gran efectividad?”.

A mí me parece bien. Que se privatice Machu Picchu, que se privatice Chan Chan, que se privatice la Capilla Sixtina, que se privatice el Partenón, que se privatice Nuno Gonçalves, que se privatice el Descendimiento de la cruz de Antonio de Crestalcore, que se privatice el Pórtico de la Gloria de Santiago de Compostela, que se privatice la cordillera de los Andes, que se privatice todo, que se privatice el mar y el cielo, que se privatice el agua y el aire, que se privatice la justicia y la ley, que se privatice la nube que pasa, que se privatice el sueño sobre todo si es diurno y con los ojos abiertos. Y finalmente, para florón y remate de tanto privatizar, privatícense los Estados, entréguese de una vez por todas la explotación a empresas privadas mediante concurso internacional. Ahí se encuentra la salvación del mundo... Y, metidos en esto, que se privatice también la puta que los parió a todos”. (José Saramago, Premio Nóbel de Literatura 1998, tomado de "Cuadernos de Lanzarote", setiembre 1,1995) http://www.lafogata.org/peru/peru2.htm

El principio es el mismo: ¡cómo no se usa, entonces que se privatice y que las rentas sean bienvenidas! No ha mucho Collique, donación intocable que ha sido rematada por el presente régimen. Ahora un sector del Cuartel General del Ejército. Causa alguna gracia fúnebre que el ministro de Defensa, Antero Florez Aráoz pretenda hacer humor de las prácticas militares que sirven ¡precisamente! para todos los conceptos integrales de defensa. No es su fuerte y de eso hay múltiples evidencias.

Entonces entran en cuestionamiento profundo múltiples sitios en la capital y el resto del país. Por ejemplo ¿qué hacemos con esos terrenos –llamados reductos- en la Av. Benavides y en Angamos que son el monumento a la estupidez más sublime de que hiciera gala el dictador de opereta Nicolás de Piérola con sus botas a la federica y que, según él, debieron haber servido para defender a la capital de la invasión chilena de enero de 1881? En términos francos, aquellas trincheras son la ridícula expresión de ineficiencia de un alucinado y un traidor. La historia da cuenta tremebunda de cómo las hordas invasoras degollaron a su paso a los que encontraron y cómo es que patotas enteras de oficiales y capitanes de guerra hicieron grupas y se fueron de los escenarios de combate ¡sin dar una sola orden! salvo aquella que determinó el desconcertante rompan filas de miles que no dispararon un solo tiro.

Y lo antedicho sólo para enunciar un par de ejemplos.

Años atrás, ante un asombrado auditorio obrero en Talara, la brillante ceramista y combativa dama Roxana Cuba recordó las filudas expresiones de José Saramago; luego del azoramiento inicial que duró poquísimos segundos, reiteradas salvas de aplausos premiaron la intervención de la artista. Fue un instante de emoción y también de reflexión y recuerdo lo que dijo un trabajador de hidrocarburos con franqueza y humor regional: “habla fuerte la señora y es decente”.

¿Cuánta diferencia hay hoy con el palurdísimo utilitarismo que empleó el fujimorismo delincuencial? Apenas milímetros si es que pueden ser ellos patrón de cualquier referencia. Basta con recordar cuanto dijo el portugués para darnos cuenta cómo y por dónde va la involución.

¡Atentos a la historia, las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder, el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Rompamos el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

¡Sólo el talento salvará al Perú!

Lea www.redvoltairenet.org/es hcmujica.blogspot.com Skype: hmujica