La ‘Jornada Cultural en homenaje al levantamiento de los Quijos y su líder histórico Jumandí’ fue organizada por el Ministerio de Cultura, Subsecretaría Centro - Oriente, y contó con el apoyo institucional de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo del Napo; el Gobierno Provincial del Napo; la Unión de Artistas Populares del Ecuador, Unape, y la Fraternidad Cultural Atarishun.

El objetivo central del evento fue resaltar el valor cultural de la nacionalidad de los Quijos, que se asentó en gran parte de lo que hoy es Oriente ecuatoriano y que fue diezmada tras la conquista española, y el valor histórico del cacique Jumandí, considerado por los historiadores como el héroe más grande del Ecuador en la defensa de la heredad territorial y la identidad nacional.

Diversos actos se efectuaron por tal motivo: programas radiales, mesas redondas, conferencias, ceremonias rituales, marchas culturales y el primer concurso de música y danza ancestral.

Hay que destacar la entusiasta respuesta de la gente: indígenas y mestizos compartieron con singular interés esta jornada cultural, en especial los estudiantes secundarios de los colegios del Tena y Archidona, quienes asistieron masivamente a las mesas redondas y a las conferencias.

En este último aspecto, la disertación del doctor David Guevara Yépez, ‘El levantamiento de los Quijos liderado por Jumandí’, fue muy aplaudida por los asistentes:

“El mérito del cacique Jumandí fue que no formó un movimiento nativista, sino un pensamiento libertador; ideó un levantamiento general para expulsar a los españoles de la Real Audiencia de Quito; para ello convocó a todos los caciques del Oriente, la Sierra y la Costa, que en su mayoría acogieron la propuesta, lo que demuestra el respeto que tenían las otras nacionalidades hacia los Quijos. “Recuperar la integridad territorial, los valores culturales y las organizaciones políticas y administrativas originarias, que se hallaban en control de los españoles, fue la aspiración del cacique Jumandí, quien era además un excelente estratega de guerra, su especialidad fue lo que se conoce como la ‘guerra de guerrillas’. “Lamentablemente, su anhelo libertador no pudo concretarse, fue traicionado por otros caciques (Jerónimo Puento de Cayambe, Diego Figueroa de Cajamarca, Francisco Atahualpa y Diego Lobato de Sosa), quienes aceptaron las coimas y los ‘favores’ de los españoles. “Luego de tres meses de persecución fue atrapado, no por los españoles, sino por indígenas al servicio de los caciques traidores. Fue llevado hacia Quito y condenado a muerte en acto público (se invitó a casi todos los caciques para que vieran cómo se paga la sublevación hacia la Corona). Lo ahorcaron a él y a sus valientes seguidores. Después los despedazaron a machetazos; los pedazos de los héroes fueron el ‘adorno’ de las puntas de lanzas, que fueron colocadas en los principales caminos de ingreso de los pueblos indígenas”.

Otro acto muy interesante fue la ceremonia ritual realizada en el redondel Jumandí, ubicado a la entrada de la ciudad de Tena: shamanes de la región rindieron homenaje a su histórico cacique, en un culto que deshizo el tiempo y abrazó por instantes a lo ancestral con el presente.

Como colofón de la Jornada Cultural se efectuó el primer concurso de música y danza originaria, en el que participaron 14 grupos de música y 12 de danza, representantes de diversas comunidades de los quichuas del Napo, descendientes directos de los Quijos.

Esta fiesta de la cultura y el arte se realizó en el Parque Central del Tena, ante la presencia de centenares de asistentes y bajo un sol abrasador. En música, el grupo ganador fueron Los Gilguiritus y en danza el grupo Kausaita Tarpushun; cada uno se hizo acreedor a un premio económico de dos mil dólares.

“Lo más rescatable de la jornada fue la respuesta de la comunidad, que respaldó esta iniciativa de fortalecer la identidad y los valores de nuestra cultura. El objetivo a futuro es oficializar este tipo de eventos de la expresión quichua: queremos regionalizar las jornadas culturales y llevarlas a Sucumbíos, Orellana y Pastaza, donde sabemos que la sangre y la cultura de los Quijos todavía está presente”, manifestó Pablo Alvarado, principal de la Subsecretaría del Cultura, zona Centro - Oriente.