Durante el Glenn Beck Show (3 de marzo) y, posteriormente, en una tribuna publicada en el WorldNetDaily (9 de marzo), el actor y militante político Chuck Norris anuncia que piensa postularse para «presidente» de Texas.

El autor de Black Belt Patriotism: How to Reawaken America (El patriotismo de la cinta negra: cómo despertar a América) se indigna indistintamente contra el plan de reactivación económica mundial de Obama y el financiamiento de la reconstrucción de Gaza, que constituyen pesadas cargar para el contribuyente estadounidense, y exhorta a sus conciudadanos a rebelarse.

JPEG - 20.4 KB

Chuck Norris, quien recuerda que fue él el autor de un telefilm «premonitorio», Ground Zero (2000), en el que Osama Ben Laden trataba de atacar el territorio de Estados Unidos, organizó el 13 de marzo un encuentro de delegados de cientos de grupos armados tejanos para debatir sobre una futura secesión. Norris recordó la época bendita en que Texas era una república independiente (de 1836 a 1846), antes de integrarse a Estados Unidos.

JPEG - 18.2 KB

Desde 1998, el profesor Igor Panarin (ex director adjunto del KGB y posteriormente vocero de la agencia espacial rusa, actualmente decano de la Facultad de Relaciones Internacionales de la Academia Diplomática de Moscú, autor de un libro sobre la obra de Thierry Meyssan) estudia el posible desmembramiento de Estados Unidos conforme al modelo del derrumbe de la Unión Soviética.
Según el profesor Igor Panarin, dicho proceso debería comenzar en el año 2010 y desembocaría en una fragmentación en países separados:

- la costa del Pacífico (controlada por la población de origen chino),
- el Sur (controlado por la población de origen mexicano),
- Texas (como república autónoma),
- la costa del Atlántico (controlada por la población de origen europeo y que podría dividirse a su vez en dos, entre anglosajones y latinos),
- las grandes llanuras (que pertenecerían entonces a los indios).

Mientras tanto, Alaska pudiera volver a Rusia y Hawai a Japón.
El 3 de marzo de 2009, este posible escenario fue objeto de una presentación detallada en la Academia Diplomática de Moscú y constituye actualmente la hipótesis de trabajo privilegiada del Kremlin.