El periodista estará a cargo del curso de redacción periodística “Líneas y entrelíneas”, que se desarrollará a partir del siete de mayo en la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA).

Girondo desarrolla su labor actualmente como redactor de la revista Acción. Anteriormente fue Consultor en Comunicación del Proyecto Redes, editor del canal de noticias El sitio, sub editor de la sección polícil del diario Perfil, secretario de redacción del diario La Prensa y redactor en la sección Sociedad del diario Página 12.

También colaboró en las revistas Crisis, El Periodista, Play Boy, La Maga, El Observador, Tres puntos, Tercer Sector y Veintitrés, entre otros medios, y desde 1989 es docente del las materias Taller Gráfico I y II en la escuela de periodismo TEA.

En una entrevista realizada por la ANC, Girondo habla acerca del nivel de la prensa escrita, de los medios digitales, de la situación actual del mundo y del rol de los periodistas en la actualidad, entre otros temas.

- ¿Cuál es el nivel actual de la prensa escrita?

Creo que el nivel general de la prensa en Argentina es particularmente flojo, salvo honrosas excepciones. Es muy difícil ver alguna investigación realmente seria y equilibrada. Se perdieron los ejes de la neutralidad y todo está teñido de ideología. Con lo cual un artículo termina normalmente violando las elementales leyes de la lógica de un modo impune. Pero peor, los medios en general representan las ideas y los intereses de la derecha. Hay excepciones, repito, pero son mínimas y casi nunca en los grandes medios escritos.

- ¿La llegada de los medios digitales alteró de alguna manera la forma de comunicar del periodista y lo que comunica en sí?

- No me parece. La única diferencia es que ahora cuenta con más posibilidades de expresarse, por eso de la multimedia. Pero el periodismo siempre será hurgar en busca de la verdad y transmitirla de la manera más eficiente al público masivo. Y eso se puede hacer escribiendo, o emitiendo sonidos, o acompañando con imágenes. Lo que influye seguramente es que se incrementaron casi al infinito las posibilidades de llegar a ese público. Mediante un blog o Facebook, o una simple cadena de mails. Posibilidad que no tuvo en su momento Rodolfo Walsh.

- ¿Cómo tratan los medios gráficos el proyecto de Ley de Radiodifusión?

- De acuerdo a los intereses que defienden. Esto es, los que están más vinculados al gobierno aplauden sin discusión el proyecto y los que están ligados a los multimedios o a la derecha optan por ignorar los encuentros sobre el tema o lo tratan como un ataque a la libertad de prensa. Para lo cual apelan a entidades u organismos internacionales (tipo SIP) como “el hermano más grande” que los va a salvar de los excesos de un “gobierno que quiere perpetuarse en el poder de cualquier manera” y “atenta contra las libertades individuales”.

- ¿Puede hacer alguna analogía entre la caída del Muro de Berlín con la situación actual del mundo?

- Puedo decir que algunos ven una analogía con la caída del Muro de Wall Street. Yo no estoy tan seguro. Creo que el capitalismo ha probado tener más recursos ideológicos y materiales como para subsistir a crisis como esta de los que tuvo el socialismo soviético en su momento. Ojalá me equivocara, pero no lo veo. Simplemente es posible que podamos colar el discurso antineoliberal, cosa que parecía vedado. Pero como dije antes, los medios masivos se han puesto la camiseta de la derecha y eso no creo que cambie a mediano plazo.

- ¿Cómo ve el rol de los periodistas en la actualidad?

- Es fundamental como aporte de elementos para que el público pueda entender lo que sucede en el mundo. Hoy día cualquier persona está en condiciones de buscar en la web lo que quiera, meterse en los sitios donde está toda la información que precisa y abrir cualquier base de datos. Pero el aporte del periodista es indispensable para darle un contexto, una guía, a esa información. Es quien puede darle un sentido hilvanando esas hilachas de detalles que las bases de datos no pueden dar porque no están hechas para eso. Por tal motivo creo que cada vez es más importante que el periodista se prepare en ese aspecto de la información que no va a estar en la red. Un periodista actual debe ser como un guía de turismo. Te muestran eso que solo no podrías encontrar y te ayudan a interpretarlo. Luego vos elegís a qué lugar quisieras ir, incluso sin la compañía del guía, que es casi lo mejor ¿no?

- Si tuviera que elegir alguna obra de literatura argentina que represente a la sociedad actual, ¿cuál sería? ¿Por qué?

- Supongo que Los Siete Locos, de Roberto Arlt. Porque refleja momentos de incertidumbre en una época en que todo se venía abajo. La primera edición es de 1929 y la segunda parte del libro, Los Lanzallamas, de 1931. Para leer sobre todo el prólogo, cuando dice que “el futuro es nuestro por prepotencia de trabajo”.