En medio de los preparativos, lo invitamos a charlar acerca del curso, de sus características, de sus expectativas, de la capacitación no formal en definitiva, a hablar de la comunicación, y también surgieron otros temas: el nivel profesional en radio, la actualidad de la FM y la AM, y la crisis económica mundial y sus consecuencias sobre el mundo del trabajo.

- ¿En qué se basa el curso y cuáles son las características esenciales del mismo?

- El curso tiene como prioridad tratar de cubrir a través de la voz, en este caso particular, el mensaje en la radio para que llegue en los diferentes formatos que se pueden usar, en la conducción, en el comentario, con niveles de expresión que estén acordes con lo que uno piensa y siente.

Es necesario aprender el mecanismo para expresar las cosas que hacemos, con nuestro matices, emociones, estados de ánimos, poder decodificarlo y entonces tener esos tonos radiales y esos manejos, sobre todo por lo que uno piensa, por el mensaje que uno quiere dar, para que la manera de comunicarse con el oyente no sólo sea atractiva, sino que refleje esa manera de pensar y de sentir.

En definitiva, poder construir sobre eso y mejorar el uso de la voz en todos los ámbitos de nuestra vida nos favorece, no sólo en la salud de nuestra voz, sino que nos hace crecer como personas y como comunicadores. Por ahí anda la propuesta.

- ¿A qué nivel está dirigido? ¿Deben ser estudiantes, principiantes o profesionales?

- En principio, estos cursos son un disparador, estamos hablando de 12 clases, un periodo interesante y corto para abrir esa puerta, para involucrarse y después cada uno poder construir mejor este camino. Buscamos un perfil de estudiantes, al menos de nivel secundario, y después vemos cómo se va dando el curso, y la composición porque es bastante heterogéneo, aparte la gente que se quiere acercar desde otras experiencias, algunos con experiencias en radios alternativas.

Uno va tratando de acomodar las diferentes expectativas, pero fundamentalmente el punto de partida está en querer comprender y comunicarse con la gente desde un conocimiento básico.

Acá siempre hemos tenido también profesionales, periodistas de la gráfica que quieren manejarse en la radio, en un nuevo sistema de comunicación.

También profesionales de la radio que quieren ganar otros territorios, de radios comunitarias y alternativas.

Uno va tratando de acomodar los diferentes puntos de partida y bueno, no es que hay que ser profesional. Lo que tratamos desde el Centro de Capacitación de UTPBA es que justamente esta parte de la comunicación, este uso de la voz con estas técnicas, de alguna manera nos abran las puertas para que el conocimiento sea más plural, que sea de todos.

- Desde tu experiencia como docente ¿qué opinas de estos espacios de capacitación no formales? - Sumamente importante, es algo que desde que se pudo instrumentar y darle continuidad en nuestro gremio, es fundamental. Vivimos en una lucha desigual en cuanto a legislaciones laborales, en cuanto a la conducción de los medios y espacios.

Creo que en ese sentido la UTPBA es una organización abierta y plural, que le habilita sus espacios no sólo a los afiliados tradicionales. El Centro de Capacitación es importante porque desde allí se brinda conocimiento, experiencia de los que estamos trabajando en los medios, que podemos conectar a los alumnos con la realidad y ni hablar de la importancia de jornada de charlas y debates.

Algunos gremios deberían copiar, otros los tienen, estos ejemplos de brindar conocimientos, de conectarlos con la realidad de nuestros asuntos laborales entre todos lo que participamos de estas experiencias y que la dirección del gremio sostiene con gran esfuerzo.

Esto también es trabajo colectivo y crecimiento. Es fundamental y lo digo como persona y como profesional y con una mirada desde la militancia en la defensa de nuestro trabajo.

- ¿Qué te exige esta tarea de docente?

- Siempre te obliga a evolucionar. Tengo actividad de docente fuera de la UTPBA y esto enriquece mucho, el intercambio de experiencias con otras profesiones. Y lo otro es la realidad laboral, particularmente la radio -que es mi pasión- me mantiene atento a los cambios de estilo, de trabajos y poderla transmitir. Hay que escuchar, intercambiar opiniones con colegas, métodos y formas y actualizarse con los contenidos nuevos.

- ¿Cómo encontrás hoy el nivel profesional y ético de la radio?

- A nivel profesional ha crecido la FM en formatos periodísticos en la mañana, sobre todo ganándole terreno a la AM, hablamos de las radios comerciales privadas. Y observo dos cuestiones: ha habido un gran avance tecnológico que no refleja la creatividad en contenidos artísticos o investigaciones que son posibles gracias a este avance tecnológico.

Y en la AM hay una etapa de cierto estancamiento.

Más allá de las ideas políticas, falta profundidad, falta debate político de ideas serio, se repiten esquemas de notas durante todo el día y por todo el dial, se repiten las voces. Faltan otras voces fundamentalmente, la búsqueda de ideas. Esto no creo que sea gratis, todo lo contrario, hay manipulación.

- ¿Cómo afecta la crisis mundial económica al sector de la comunicación?

- En el caso de los grandes grupos económicos que manejan también multimedia la verdad que no me da la cabeza para imaginar cómo los afecta realmente en términos económicos, por que tienen tantos intereses en diversas empresas, que la comunicación es una más. Supongo que en algunos lugares estarán mal pero uno nunca sabe. Me manejo con prudencia, y como siempre la prudencia todavía con más alerta cuando estas afectaciones serían mejoradas o reparadas atacando planteles de trabajo.

También allí se toman decisiones y los debates nos llegan recortados. No creo que la comunicación escape a cómo serán afectados otros órdenes de la vida.