Una encuesta reciente determinó que en ese país el 72 por ciento de los niños no hacen suficiente actividades físicas fuera de la escuela.

El aviso animado muestra a un niño jugando en la cama con un videojuego, al tiempo que se escucha la voz de otro explicando que esa actitud sedentaria pude provocar problemas de salud como la diabetes tipo 2.

La publicidad continúa recomendando que los chicos tienen que hacer al menos una hora diaria de actividades físicas, como ir caminando a la escuela, jugar en el parque o utilizar videojuegos como el Nintendo Wii Sports o el Wii Fit, según un informe del periodista Mark Sweney publicado en el diario inglés The Guardian.

“Los videojuegos donde los niños deben saltar o bailar como parte del juego, son importantes para que realicen actividades físicas”, justificó Dawn Primarolo, ministra de Salud Pública, para satisfacción de algunos sectores de la industria del videojuego y el entretenimiento.

Hace un mes, los departamentos de investigación del Cáncer, de Diabetes, y la Fundación Británica del Corazón, lanzaron conjuntamente una campaña de prensa donde mostraban a un niño sentado en un sofá con un controlador de Play Station, al tiempo que advertía que la falta de actividad física puede provocar la muerte prematura.

Sin embargo, el planteo preocupante quedó eclipsado por la inmediata reacción de las empresas del sector como Codemasters, Konami, Sega y Atari, quienes priorizaron sus intereses afectados y presentaron sus quejas ante el organismo estatal británico de control de las publicidades.

Por su parte, la compañía Sony amenazó con presentar una demanda argumentando que nadie le pidió ninguna autorización para incluir en la publicidad elementos de su videojuego Play Station.