El 19 de marzo, en los patios centrales del ex Penal García Moreno, se realizó la posesión de los nuevos representantes del Comité de las Personas Privadas de Libertad(CPPL); este acto contó con la presencia de las autoridades del Sistema Penitenciario y Judicial.

Luego de la requisa respectiva, el ingreso de [email protected] periodistas al ex Penal fue por un pasillo largo y lúgubre, que conducía a los pabellones B, C y al patio central. Ya en el interior, un interno, a cambio de un cigarrillo, fue el guía que mostró uno de los pabellones de este centro de reclusión capitalino.

A un lado del patio central se ofertaban hermosos óleos, una cómoda, repisas y otras manualidades, realizadas por Carlos Pozo y Manuel Fuentes, provincianos sentenciados a más de 10 años y que han decidido, a través de la pintura y la carpintería, continuar siendo el sostén de sus hogares.

De los 800 reclusos sentenciados, el 40% se capacitan en talleres de tejidos en atarrayas, hamacas, relojería y carpintería; están dirigidos por instructores del SECAP y del Consejo Provincial. Otros se dedican a la panadería, lavandería y comida rápida, para poder contribuir económicamente con sus familias; también se dictan charlas de motivación y clases para completar la educación primaria y secundaria; “al otro 60% no le interesa la rehabilitación”, manifestó Carmen Alcívar, Coordinadora del Departamento Laboral.

En el pabellón B se observó plantas colgantes, corredores limpios, área de juego y negocios de comida; ahí se alojan cerca de 130 internos distribuidos dos en cada celda. En el tercer piso, la biblioteca posee literatura nacional y extranjera, dos computadoras y materiales de oficina, producto de la autogestión de las ‘personas privadas de la libertad’ (PPL).

Ernesto Vilosi, venezolano recluido por tráfico de drogas, mencionó: “aquí el trato es bueno, se puede hablar de una camaradería con los guías penitenciarios, internos y policías, existe respeto por parte de las autoridades y la comida es buena”.

El pasado

Hacia el 2005 hasta el 2007, las PPL eran relegadas y maltratadas por las autoridades; y es a partir del 2007, luego del amotinamiento que se produjo en el ex Penal, que todo cambió; existe respeto a los derechos humanos y la oportunidad al voto. El gobierno creó el Ministerio de Justicia, los jueces de ejecución de penas y la defensoría pública penal para quienes no pueden contratar un abogado defensor por falta de recursos económicos. Además, la Asamblea Nacional reformó la Ley de Sustancias Psicotrópicas, que violentaba los derechos fundamentales, castigaba a los consumidores de 1 gr. de droga y reafirmaba la libertad de los narcotraficantes, por una Ley ecuánime que otorgó indultos y la rebaja de penas por méritos; “esta Ley ayudó a obtener la libertad a 2500 personas, descongestionando los centros carcelarios”, comentó Gean Carlos Aragundi, ex presidente de los internos. Resaltó la injusticia cometida con los adultos mayores sentenciados a 25 años, calificándola como pena de muerte; además exhortó a las autoridades para que cumplan con la fase de pre-libertad.

El actual gobierno, en coordinación con el Ministerio de Justicia, creó el Consejo de Rehabilitación Social, con delegados del Ministerio de Justicia, Educación, Deportes y Trabajo, para ejecutar proyectos dirigidos a cubrir las necesidades de salud, educación y trabajo de los internos.

El nuevo comité

La bienvenida del acto estuvo a cargo del conocido ex banquero Nicolás Landes, quien resaltó el alto nivel de democracia que se vive en este centro de reclusión.

Los dirigentes Aragundi y Reyes agradecieron los logros obtenidos a favor de las PPL, alcanzados en este gobierno.

La igualdad de derechos, la aplicación de la nueva Ley de sustancias psicotrópicas y estupefacientes, el trabajo para establecer la integración familiar y el respeto de los derechos y a las familias, son los puntos principales del accionar de la nueva directiva.