Asistimos a la clausura de una de las actividades de extensión que lleva adelante la UTC, y que estuvo a cargo de los estudiantes del Tercer Ciclo de Educación Básica, quienes, con la asesoría de sus profesores y en coordinación con el Centro de Capacitación Familiar del Ecuador (CCF), trabajaron en diversas actividades con cada grupo: madres guía, niños y adolescentes del sector.

En cada actividad se abordaron temas como la crisis económica a nivel mundial y nacional, el calentamiento global, charlas de motivación, relaciones humanas y autoestima, que estuvieron dirigidas a las madres guía; en el caso de los adolescentes, se les brindó clases de música y computación, además de elaboración de periódicos murales. Los niños, por su optimismo y alegría, formaron parte del concurso de pintura ‘Mi pueblo, mi vida, mis sueños’, el cual buscaba saber las preocupaciones y los sueños de los niños para posteriormente, mediante juegos, explicarles los derechos de la niñez y el trabajo en equipo. Cada temática dirigida a los distintos grupos se combinó con un elemento fundamental: los valores de solidaridad, respeto, compañerismo, confianza en la capacidad de su pueblo para lograr cambios en beneficio de la comunidad.

La satisfacción para los jóvenes universitarios, como para la comunidad de La Merced fue grande, pues quienes formaron parte de los grupos a los que se dirigió la capacitación se sienten contentos, porque ha cambiado su vida en varios aspectos; mientras que para los estudiantes ha sido una experiencia enriquecedora que les servirá en su vida profesional y personal.

‘La mejor recompensa es el apoyo de la comunidad’

Vinicio Escobar, Coordinador estudiantil de la extensión universitaria en Pujilí

“Algunos compañeros que viven en este sector vieron que necesitaban la ayuda de nosotros como universitarios, y así fuimos trabajando aproximadamente un mes, en coordinación con el colegio y la fundación Centro de Capacitación Familiar (CCF), con las madres guías, con los niños y adolescentes de esta fundación, desenvolviéndonos en diferentes áreas.

“Es algo muy grato para nosotros, pues nos ayuda mucho: estamos formándonos como maestros y nos llena de mucha alegría trabajar con niños, con madres guías y charlar con los adolescentes para aportar en su desarrollo y la mejor recompensa es el apoyo de la comunidad para continuar, una experiencia maravillosa que nunca voy a olvidar”.

‘Esta experiencia ha cambiado mucho mi vida’

Blanca Zapata, Madre Guía proyecto CCF

Ha sido una bonita experiencia, aprendimos bastante sobre el calentamiento global, sobre relaciones humanas, la violencia intrafamiliar y los derechos de la niñez, lo cual es de mucha importancia para nosotras, que velamos por la salud y educación de nuestros niños y adolescentes.

Esta experiencia ha cambiado mucho mi vida, especialmente en el aspecto emocional: aprendimos a relacionarnos mejor con los niños y los jóvenes, a jugar, a conversar y a comunicarnos para salir a delante y poder construir un nuevo Ecuador”.