Miles de trabajadores, acogiéndose a este dictamen gubernamental, mediante acciones de lucha, movilizaciones y otras acciones, hicieron cumplir con dicho Mandato a representantes de entidades públicas como Petroecuador, en Esmeraldas y del resto del país donde tiene sus instalaciones, empresas metropolitanas y municipales, de Consejos Provinciales así como ministerios y de la Función Judicial.

Ha transcurrido un año, y las manifestaciones de descontento de los trabajadores que hace un año regulaban su situación laboral y económica es evidente en todo el país, debido a que los empresarios así como los representantes de sectores públicos, violentando el mandato 008 y la Constitución del Estado, en forma unilateral, prepotente y arbitraria han dado por terminado con la relación laboral directa, suscrita hace un año con los hoy afectados.

Se conoce que la medida inconstitucional de dejar en el desempleo a miles de trabajadores, por la terminación de sus contratos de trabajo y toda forma de relación de dependencia, está afectando a trabajadores del Trole Bus, de la Refinería Estatal Esmeraldas, y otros petroleros en distintas provincias, municipios, y otras entidades públicas y privadas del país, y que autoridades como el Alcalde de Quito, Andrés Vallejo y el Encargado de la Refinería Estatal Esmeraldas, con actitudes de dueños de esas entidades no dan oídos a los requerimientos de los trabajadores despedidos, y por el contrario han cerrado las puertas de estas instituciones, impidiendo el ingreso de los afectados.

El Presidente de la UGTE, Nelson Erazo, manifestó que existen vacíos en el Mandato 008, que dan lugar a la interpretación tergiversada por parte de los patronos públicos y privados, provocando así despidos masivos que se están dando.

“El Mandato 008 establece que los trabajadores tienen un año de estabilidad especial, y a partir del segundo año serán parte del Contrato Colectivo, sin embargo, algo que no está siendo respetado por los funcionarios de Petroecuadar, Electricas y otras empresas han interpretado que a partir del segundo año puedan provocar los despidos masivos”.

Para Erazo, “estas interpretaciones, por parte de los empresarios y funcionarios de gobierno pretenden frenar los cambios y continuar con las políticas neoliberales y perpetuar la noche neoliberal, que según el presidente Rafael Correa, sólo ha servido para condenar a la miseria y a la pobreza a la clase obrera”.

Propuestas

El profesor Jorge Escala, asambleísta del MPD, envió al presidente de la Asamblea Nacional, un proyecto de resolución en el que se exhorta al Ministerio de Trabajo, Antonio Gagliardo, proceda a sancionar a los empleadores que han violado los derechos constitucionales de los trabajadores, además que adopte las medias necesarias para garantizar la inmediata restitución de los y las trabajadores a sus puestos de trabajo, con la finalidad de impedir el incentivo al despido intempestivo, pedido que al parecer fue apoyado por la mayoría de asambleístas.

Nelson Erazo manifestó que esta central sindical presentó un proyecto de Ley que garantiza la estabilidad de los trabajadores intermediados que fueron beneficiados con el mandato 008, y que se sanciona a los patronos que pretendan enviar a la desocupación a los trabajadores. El proyecto trata de garantizar el puesto de trabajo y no las indemnizaciones.

En este tema el ministro de Trabajo, Antonio Gagliardo, ha hecho pública la posición del Gobierno, manifestando que: “esta cartera de Estado no va ha recibir ninguna indemnización y liquidación de los trabajadores, que se sancionará a quienes violenten el Mandato 008”.

Afectados

Marcelo Escobar, representante de los 78 choferes de la Ecovía despedidos, es cabeza de familia y padre de tres hijos estudiantes, una de universidad y dos de secundaria. Su ingreso a nómina de la Ecovía, que es una empresa metropolitana, fue en aplicación del mandato 008 en el 2008, lo que le daba la garantía de su estabilidad en el trabajo, además del tiempo de labores bajo la pasada modalidad, que es 5 ó 6 años en la misma empresa.

Escobar, dijo: “el grupo de trabajadores conocimos de la noticia del despido mediante un cartel colocado en una pared, en el mismo que constaba que ‘las liquidaciones deberán acercarse a cobrarlas en el Ministerio de Trabajo’. Por este motivo han dialogado con varias autoridades del Municipio, del Ministerio de Trabajo y de la Presidencia de la República; sin obtener una respuesta positiva, además el despido fue intempestivo, pero no queremos la indemnización, queremos el puesto de trabajo, tenemos una familia, y el deseo de proporcionar la educación completa a nuestros hijos”.