El movimiento estudiantil secundario ha jugado un papel importante dentro de la vida política del país, ha participado en varios procesos en defensa de sus derechos y los del pueblo, obteniendo victorias como el carné estudiantil, el derecho al voto facultativo a partir de 16 años, además de ser reconocidos por la nueva Constitución como actores fundamentales en el desarrollo del país.

En este escenario de cambios significativos, donde se ha visto un crecimiento importante de la tendencia democrática, se desarrollará el XIV Congreso Nacional de la Federación de Estudiantes Secundarios del Ecuador (FESE), el 29 de mayo en las instalaciones del el Instituto Superior Tecnológico “Vicente Rocafuerte”, en la ciudad de Guayaquil. Las delegaciones de cada provincia se reunirán para hacer un balance del trabajo realizado por la directiva saliente, encabezada por Pablo Castro, también se discutirá la problemática del sector educativo, además del debate de los ejes centrales de la propuesta para la elaboración de la nueva Ley de Educación, y se conmemorarán los 40 años de la masacre a los estudiantes en la casona universitaria de Guayaquil, el 29 de mayo de 1969, cuando defendían el libre ingreso.

Las expectativas sobre el desarrollo de este evento son altas, pues según Pablo Castro, presidente saliente, “las condiciones políticas son diferentes a las de hace dos años atrás, es un congreso que va adquiriendo mayores niveles de discusión, ya que ha habido un aumento del interés en la juventud por saber qué es lo que sucede en el acontecer político del país”. La magnitud de este encuentro está marcada por el avance ideológico de los estudiantes, que han asumido el reto de continuar en la lucha y, en esta coyuntura, elegir a la nueva directiva nacional, que se encargará de guiar al movimiento estudiantil secundario en este nuevo periodo.

‘Avanzar en el fortalecimiento de este proceso democrático’

Pablo Castro, Presidente Nacional de la FESE

“En la actualidad, los jóvenes en general se han insertado más en la discusión política y el análisis de lo que acontece en su país, por lo que sienten la necesidad de organizarse. Pienso que este elemento aportará de manera importante para que el Congreso tenga una magnitud grande, no solamente en la convocatoria, sino también en el conocimiento de los planteamientos que nosotros vamos a llevar a ese evento.

“Hemos hecho un análisis de cómo se encuentra la educación en el país, donde se refleja una realidad crítica, ante lo cual se ha propuesto la elaboración de una Ley de Educación, planteamos que ésta recoja aspectos democráticos, participativos y sobre todo, que tome en cuenta los criterios y aspiraciones de los estudiantes. Vamos a promover como puntos centrales: la creación de los co-gobiernos estudiantiles como una norma jurídica dentro de los establecimientos educativos, para que el estudiante tenga la posibilidad de participar en la toma de decisiones; otro planteamiento es reforzar la consecución del carné estudiantil y que mediante este documento de identificación se nos posibilite caminar hacia la construcción de un seguro estudiantil.

En el caso de la evaluación a los docentes estamos de acuerdo, pero creemos que debe tomarse en cuenta el aspecto humano de nuestros profesores, y vamos a incentivar a que los estudiantes y los padres de familia tengamos más participación en la puntuación y valoración que se le de al sector de los maestros, pues según la propuesta del Ministerio, solamente tendríamos el 12% del total de la calificación, lo cual nos parece insuficiente.

“Nos proponemos avanzar en el fortalecimiento de este proceso democrático que vive el Ecuador, estos planteamientos centrales serán fortalecidos en la medida que se desarrolle el Congreso, y al final esperamos tener resultados que permitan que la FESE crezca en una manera más rápida y sea más unificada, reto que asumirán los nuevos dirigentes estudiantiles elegidos”.