En la publicación -con una destacada estética y 66 páginas en foto-cromo- el “Flaco” Menotti habló de diversos temas vinculados al fútbol. La entrevista completa se encuentra en la dirección http://www.cabal.com.ar/paginas.asp....

A continuación, ANC destaca algunos de los pasajes de esta importante entrevista:

Fútbol y Poder

“El poder ha sido muy cruel respecto a lo que significa el fútbol para la sociedad. El Estado jamás se preguntó qué lugar ocupa el fútbol dentro del deporte, ni tampoco qué lugar ocupa el deporte dentro de la sociedad. Esto llevó a que el fútbol, como un hecho cultural en la Argentina, pasara a manos de personajes que le devoraron sus tiempos. Se priorizaron los grandes negocios”.

“Se vive de la improvisación y no se tiene conciencia del fútbol como fenómeno, diría incluso como producto, como actividad que ha vendido como ningún otro rubro en el mundo. Se cultiva además un estado de locura entre las multitudes, un descontrol que es caldo de cultivo para los grandes negocios”.

La desculturización, también en el fútbol

“La sociedad argentina, por no hablar de la sociedad mundial, ha sufrido un profundo proceso de desculturización. Y no me refiero a leer a Borges. Hablo de no perder sentido de pertenencia, saber de dónde somos y qué factores conforman a una sociedad. Esa desculturización no podía dejar de sentirse en el fútbol”.

“Esa desculturización genera también la irrupción de un sinfín de análisis hechos desde el desconocimiento, y sobre todo lo que genera como fenómeno cultural codiciado por los altos ratings de televisión. Insisto: hay una devaluación muy grande de los valores”. ¿Sociedades anónimas o sin fines de lucro?

“A veces reflexiono sobre las sociedades sin fines de lucro y pienso que, tal como lo anuncia su denominación jurídica, se han levantado para concretar objetivos de vida generosos. Si los clubes son sociedades sin fines de lucro, ¿quiénes son los encargados de legislar y de custodiar esos valores y bienes que son patrimonio de la gente? ¿Es el ministerio de Justicia? No sé. ¿Por qué se llega entonces a estas situaciones de deterioro de las instituciones, de estas componendas entre la política y la dirección de un club, y las presiones de las barras bravas?

Fútbol, sólo fútbol

“Si están dentro del reglamento todas las estrategias son igualmente legítimas. No me atrae el éxito por el éxito mismo. Me molesta el éxito como adjetivo calificativo, de la misma manera que la palabra modernismo como expresión de una estrategia que puede prever todo. Toda acción tiene una estrategia. Y en cada acción siempre hay incertidumbre, porque con la acción adviene el azar, la vida. Uno planifica su mañana con toda minuciosidad y de pronto choca en la esquina de su barrio. Si hablamos de fútbol encontramos dos opciones: se juega bien o se juega mal. Es como en la música: existen orquestas limpias y orquestas sucias, buenos y malos músicos”.

“Un partido de fútbol lo gana cualquiera. Ahora, si alguien me pregunta, digo que me gusta ver a los equipos que juegan bien al fútbol, que a través de la elaboración del juego, de la inteligencia, del ingenio, producen un fenómeno diferente y que además ganan tanto o más que los otros. Y que cuando ganan concretan aquel viejo ideal que sustentábamos nosotros cuando éramos pibes, que decía “ganar golear y gustar”. Hace 50 años esa consigna estaba escrita en todos los vestuarios. Cada uno tiene su estilo de vivir y juega al fútbol como quiere. Lo que no soporto es la descalificación de una manera de jugar, atribuyéndole inocencia, poca picardía o falta de viveza a los que la practican. Hay que ser respetuoso y cuidadoso con lo que se dice, porque hay distintas maneras de pensar el fútbol”.

“Creo que el fútbol argentino y el brasilero están pasando por uno de los peores momentos de la historia de sus equipos. Hay varias razones para ello, una es la cantidad de ventas de jugadores”.

Preparación física

“La preparación física, la alimentación, todas esas cosas son muy interesantes y se hacen importantes sólo si se toma como prioridad aprender todos los días a jugar al fútbol. Primero hay que jugar bien al fútbol, segundo hay que aprender a jugar todos los días.

El fútbol es un juego colectivo e individual, vertical y horizontal, es acelerado y es lento, es la suma de todos esos factores y no uno. Es un montón de cosas, en cada lugar, en cada tiempo. Y se basa en conceptos claros.

En primer lugar, es el espacio que se ocupa; en segundo, es el engaño, que puede ser individual o colectivo. Se les hace creer a los pibes que no juegan bien porque no hicieron pretemporada, pero es un insulto a la inteligencia. Porque si se tratara sólo de estar físicamente bien preparado, cualquier joven que se agarrara en la calle y se lo entrenara podría jugar bien al fútbol.

El fútbol es técnica, no un problema de fuerza”. “Lo importante en la vida es tener una buena salud y en el caso del fútbol una buena salud deportiva. La preparación física es muy conveniente, pero en la medida en que la mayor importancia se le otorgue a jugar bien. No por subir muchas montañas se va a jugar mejor en la cancha. Esto no quiere decir que no haya que entrenarse. Lo que digo es que no por entrenarse se juega bien. En un mano a mano gana el más hábil, no el más fuerte”.

Fútbol y medios

“Me agrada que los problemas se resuelvan dentro de los ámbitos que corresponde. Puede ser en el vestuario, en un mano a mano, detrás de un árbol. Si las diferencias son de la prehistoria en un duelo de ametralladoras, escarbadientes o a trompadas, puede ser en cualquier lugar menos en los medios”.

“Es por la desculturización que algunos jugadores parecen a menudo más incorporados al mundo del jet-set que al futbolístico. Es una realidad que sufre no solo este deporte. Es que hay más periodistas deportivos que jugadores. Y con una impunidad para dictar sentencia que produce escalofríos.

Algunos hablan de un modo intencionado, porque pertenecen a ciertos medios de poder y tienen relaciones que los hace sentir fuertes, otros por simple ignorancia. Pero algunos entrenadores o futbolistas son cómplices de ese circo, porque estar frente a una persona que dice barbaridades y no reaccionar equivale a un cuasi consentimiento”.

Entrenadores

“Bielsa es un entrenador que jerarquiza la profesión y merece todo mi respeto. Estudia, se prepara, es inteligente, comprometido con sus jugadores y su trabajo. Es serio y no se deja arrastrar a ningún camino que no sea el de su responsabilidad. Después yo puedo tener diferencia de gustos o ideas respecto de algunos aspectos futbolísticos, pero eso no es relevante. Sí lo es que Bielsa como entrenador homenajea a la profesión. Pienso en otros nombres, en cambio, y siento, cuando me dicen que son mis pares, que quisiera desaparecer del mapa”.

“Un buen entrenador ayuda un cien por ciento en el crecimiento del jugador, contribuye a que resuelva más rápido dificultades que sin él le llevarían más tiempo aprenderlas, por la sola experiencia de sumar partidos”.

“Es un cuento que el técnico tiene que trabajar sin parar. Lo que tiene que hacer es trabajar bien. No es cuestión de hablar pavadas: triple turno, paracaídas, chaleco con pesas, es todo un verso que impone la moda”.

“Existen dos clases de entrenadores: los que entrenan para entrenar y los que entrenan para enseñar. Para mí los que valen son los últimos. Y ese objetivo es en la actualidad de difícil concreción”.

Maradona y la selección

“Me hace feliz, por muchas razones, que esté al frente de la selección. En principio, por su recuperación. Diego es un personaje, es un actor de la vida, desde la política, desde la droga, desde el fútbol. Es un hombre que siempre resucita. Y él está ahora trabajando de entrenador y yo deseo que le vaya muy bien. Hubo otras designaciones que eran mucho menos justificadas que la de Diego y nadie dijo nada. Pero, bueno, Diego es así y cada cosa que hace repercute.

Es un personaje atractivo y está bien rodeado. Tiene un amigo muy noble, que lo quiere mucho y lo va a ayudar, Alejandro Mancuso. A Lemme no lo conozco. Y tiene un preparador físico brillante, de lujo, lo mejor que yo conocí en este tema: Fernando Signorini, un estudioso que viaja, lee, se prepara siempre”.

“Si yo estuviera en otro lugar, hubiera preferido decirle a Diego: dentro de 4 años vas a ser entrenador de la selección y lo hubiese mandado a Alemania o a Italia. Pero, eso es una utopía, una estupidez. Hay jugadores que dejaron de serlo y a los 10 minutos soon entrenadores. Y salieron campeones. Me inclino más por la preparación, pero ésta es la dinámica del fútbol de hoy. Todos los que eran potenciales candidatos ninguno había hecho esto. Por lo tanto, Diego estaba por encima de cualquiera”.

“No voy a hablar de Bilardo. Me voy a referir a eso de ser manager. No sé qué significa esa función en Europa. Acá, esa figura es un invento de los presidentes de los clubes para crear un segundo fusible”.

“La Argentina bien armadita y con buen entrenamiento es el único adversario duro, difícil, que podría tener España, que es en este momento la mejor selección europea”.

El “Flaco” Menotti

“Puedo arrepentirme de no haber sido más estratégico en algunas cosas. Mis amigos suelen decirme que debo aparecer más y la verdad es que no tengo ganas. Soy así y punto. Estoy feliz con lo mío, con mi gente. Habré cometido miles de errores, como todos, pero he mantenido una conducta, que realmente resiste cualquier archivo respecto de mis ideas. He sido consecuente con mi pensamiento.

Y estoy orgulloso de poder sostenerme tantos años mediáticamente sin haber transado ni haber hecho favores a nadie, manteniendo una línea de conducta”. “Nunca tuve una buena relación con el periodismo hegemónico, pero cuando estoy en un equipo no pregunto si los que vienen son de El Gráfico o de un diario de Tucumán.

No me interesa otra vida que no sea la que he vivido y estoy agradecido a mis amigos de que lo sean. Con ellos tenemos en común que sabemos quiénes son los buenos y quiénes son los malos. Después, de ahí para adelante, son todas diferencias. No a todos le gusta el fútbol que juego yo ni el que juega Cappa, ni a todos les agrada la misma música o la misma orquesta. Pero, sí sabemos quiénes son los buenos y quiénes son los malos”.