El anuncio provocó la inmediata reacción de todos los trabajadores de la emisora, que después de una masiva asamblea elaboraron un petitorio de rechazo avalado por más de cien firmas de los distintos sectores de la radio.

Esta preocupación de los trabajadores de prensa de Continental se suma a la falta de respuesta en el plano salarial, situación que comparten con los trabajadores del resto de las radios privadas.

La cámara empresaria que aglutina a los propietarios de esas emisoras, la Asociación de Radiodifusoras Privadas Argentinas –ARPA-, se niega sistemáticamente a negociar una escala salarial para el corriente año, acorde al deterioro sufrido en los haberes por el impacto inflacionario.

En el caso de la UTPBA el 31de marzo de 2009 venció el último acuerdo, y luego de algunas reuniones con la cámara ésta, de forma unilateral, interrumpió la negociación hace tres semanas, cuando debía dar respuesta a una propuesta de la organización.

Ante la situación particular por la que atraviesan los trabajadores de prensa de Continental y del esto de los trabajadores de prensa de las radios de Capital Federal y Gran Buenos Aires, debido al irregular accionar de ARPA, esta organización se convocó a sus representantes en las distintas emisoras para evaluar la situación y determinar los pasos a seguir, entendiendo que el estado de alerta definido ya en algunos de los medios es un claro síntoma de la inquietud y de la firmeza del reclamo.