19% de peruanos padece de sonambulismo principalmente niños y adolescentes http://www.andina.com.pe/Espanol/No...

(ANDINA).- El 19% de la población peruana padece de sonambulismo, trastorno del sueño que consiste en deambular de forma inconciente con los ojos cerrados o semiabiertos, o realizar repetidamente alguna actividad estando dormido, informó el Instituto Nacional de Ciencias Neurológicas.

Si bien esta anomalía del sueño, conocida también como noctambulismo, se presenta más frecuentemente en niños y adolescentes, no faltan los adultos con esa misma conducta, detalló Isabel Tagle, jefa de la Unidad del Sueño, del Servicio de Neurofisiología de esa entidad.

Explicó que los sonámbulos son capaces de realizar actividades motoras automáticas que pueden ser sencillas o complejas y comúnmente están relacionadas con su vida cotidiana. Por ejemplo, un profesor -estando sonámbulo- puede parecer que está corrigiendo unos exámenes.

Bajo ese estado, un individuo sonámbulo puede levantarse de la cama para desplazarse por los diferentes ambientes de su casa mientras permanece inconciente y sin probabilidades de comunicación, lo cual lo pone en riesgo de tropezarse o incluso rodarse las escaleras, anotó.

“En estos casos es preferible no despertarlo abruptamente para que no se asuste ni se agite porque eso también puede tornarlo agresivo. Si se le llama por su nombre o se le convence con palabras, no sirve de mucho porque la persona no está conciente”, manifestó Tagle en diálogo con la agencia de noticias Andina.

Estos pacientes no necesariamente deambulan con los brazos levantados hacia el frente, como se les muestra en algunos programas de televisión, sino más bien parecen personas normales realizando -como si estuvieran despiertos- cualquier actividad, pero con los ojos semiabiertos.

Las víctimas de este problema pueden presentar los ojos cristalinos o de apariencia vacía, y si son interrogados, el sujeto responderá lentamente, aunque de una manera inteligible, ya que permanece en un estado de inconciencia respecto a su entorno, declaró la especialista.

Un sonámbulo también pueden exhibir comportamientos que se consideran vergonzosos, como orinar en lugares inapropiados, tratar de comer alimentos invisibles, realizar la limpieza de muebles invisibles, e incluso desnudarse para intentar bañarse o tener relaciones sexuales.

Como los sonámbulos se exponen al uso de herramientas peligrosas o a desplazamientos por empinadas escaleras, es aconsejable alejarlos del peligro y llevarlos de forma directa a la cama, aunque ello no garantiza que el paciente permanezca allí sin levantarse nuevamente.

Tagle sostuvo que hasta se han registrado casos en lo que un sonámbulo ha matado a otras personas estando sumergido en ese trastorno del sueño, pero aclaró que a través de un examen de polisomnografía se puede determinar si uno padece de sonambulismo o no.

“En este examen se puede demostrar que el paciente está en actividad, pero su cerebro está dormido. Pueden ocurrir hasta crímenes en esta etapa, pero el sonámbulo durante el día tiene una vida completamente normal”, anotó.

Si bien aún se desconoce la causa exacta del sonambulismo, existe una tendencia familiar para presentar este trastorno de la fase del sueño, que muchas veces se caracteriza por episodios aislados que no son recordados por la persona que los experimenta.

En los casos más extremos, indicó la representante del instituto neurológico, se recomienda un tratamiento farmacológico con efectivos sedantes e hipnóticos que ayudan a caer en un sueño profundo, uno de ellos es la Benzodiazepina, que se vende sólo con receta médica.

(FIN) MVF/RRC