Acaba de presentarse a la prensa un video donde el Juez que sigue la causa del juicio contra Texaco estaría siendo sobornado...

¿Por quién? Pues por ¡un GRINGO! ¿De parte de quién? Pues de TEXACO, evidentemente.

Yo no estoy a favor ni en contra del Juez; solamente podría decir que no sería raro, pues la justicia en nuestro país está corrupta desde HACE RATO; a lo mejor es inocente y todo esto no sería más que una artimaña para prolongar el proceso, pues el nuevo Juez tendría que leer miles de páginas en este caso que tiene muchísima documentación, a más de que debe contratar expertos en varias disciplinas para que le expliquen varias cosas técnicas... ¿Meses?, ¿años?

Lo que sí está CLARÍSIMO es el COIMADOR, el COIMANTE: el gringuito y su emisario: Texaco, Chevron o como quiera que se llame...

De acuerdo a una ley expedida en los EE.UU. en 1.977 DELITOS como este, de CORROMPER: ¡son penados!...Entonces, al gringuito hay que ponerlo tras las rejas y a su empresa: Chevron (Texaco) ¡castigarla!

Pero, se trata de la DÉCIMA empresa más grande del mundo según la revista Forbes...

Hace algunos años, Texaco se declaró en quiebra, claro que una quiebra FRAUDULENTA, y más tarde constituyó con Chevron el consorcio Chevron-Texaco, para finalmente desaparecer y quedar solo como Chevron...

¿Se escondían de alguien? Claro, entre otras FECHORÍAS, del juicio que diversas organizaciones ecuatorianas emprendieron para llevarla al banquillo de los acusados y que pague por los daños IRREPARABLES que ocasionaron en nuestra amazonia...

Pero no es la única fechoría, pues esta transnacional ha estado acostumbrada al PILLAJE, MUERTE, como en Birmania, Filipinas, Kazajistán, Chad, Camerún, Irak, Angola, y en los propios Estados Unidos y Canadá, como se detalla en un “informe anual alternativo” preparado por un consorcio de organizaciones no gubernamentales.

Hace algunas semanas la prensa nacional desató tremendo escándalo, y con razón, porque Petroecuador había derramado 691.000 barriles de agua de formación (tóxica) por fallo de operación en el pozo Shuara 24D, contaminando los esteros y ríos aledaños al pozo. Pero, sabes ecuatoriano, ¿cuántos derramó Texaco?

Nada más y nada menos que cerca de ¡1.000 MILLONES de barriles de agua ¡ENVENENADA! Es decir, 14.000 veces más. Pero, con una gran diferencia: no fue por accidente, los gringos lo hicieron ¡A propósito!, a todo lado, a ríos, pantanos, esteros, lagunas, etc. en casi toda la parte norte de nuestra amazonia, pues asumían que en Ecuador vivían seres de SEGUNDA, INDIOS solamente, pues en Gringolandia jamás lo hubieran hecho, ya que allá está prohibido.

Lo hicieron para bajar costos, o sea para ganar más, pues esa agua tóxica debían haberla reinyectado nuevamente al subsuelo, previo un tratamiento...

No contentos con lo anterior, y, para hacer honor a sus numerosas acciones criminales, pues tiene una CALAVERA en su bandera símbolo original, echaron igualmente otros milloncitos de barriles de petróleo crudo a diestra y siniestra, estos sí como producto de varios y numerosos ACCIDENTES operativos.

Como a los gringuitos de Texaco les molestaba el polvo que se levantaba con el viento en las carreteras de tercer orden que existían entre los pozos y pueblos amazónicos, resolvieron concretar la GENIAL idea de echar crudo en esos chaquiñanes, para ¡desaparecer el polvo!, lo que provocaba que cuando llovía, este crudo que se convertía en un verdadero excremento, lodo de crudo, tierra, agua y quien sabe qué más, fuera llevado a ríos, esteros y otros lugares para que TODO quede contaminado con el ESTIÉRCOL DEL DIABLO... Pero, no era suficiente esta ORGÍA DEMENCIAL y construyeron algunos centenares de piscinas, que luego las dejaron botadas, a la intemperie, del tamaño de una o dos canchas de fútbol, no para bañarse, ni jugar pelota, sino para diszque guardar allí desechos tóxicos y otros, que con los aguaceros se desbordaban y, ya te imaginas...

Finalmente, para rematar, se dieron el lujo de QUEMAR nada menos que 235.000 millones de pies cúbicos de gas. Ojo, que estamos hablando de ¡MILES de millones! cifra con la cual hubiéramos abastecido el deficitario mercado interno de gas de uso doméstico por unos 10 años.

Detengámonos un ratito en esto del gas. 1 pie cúbico de gas es lo que, aproximadamente, entra en un cilindros de gas de 15 kilos; es como que Texaco haya quemado el equivalente a 235.000 millones de cilindros, ¿¡que tal!?

El valor real, sin subsidio, del gas contenido en un cilindro está entre 8 y 9 dólares, pero seamos GENEROSOS y valoremos en solamente un dólar el contenido de cada cilindro. Significa que Texaco echó por las nubes, le hizo perder a nuestro país, la ASTRONÓMICA CIFRA de ¡235.000 millones de DÓLARES! Sin contar, por supuesto, con los daños ambientales añadidos.

Ah, me faltaba, sus FECHORÍAS continuaron TALANDO miles de hectáreas de bosques milenarios, probablemente UN MILLÓN de hectáreas...

Entonces, gran parte de nuestra amazonía fue tratada A LA PATADA, por eso las lluvias ÁCIDAS de hoy, los cambios climatológicos preocupantes, comunidades ancestrales DESAPARECIDAS, al igual que especies animales, esteros, ríos, pantanos, lagunas, destruidos. Se estima en más de 1.400 los muertos de cáncer, miles de enfermedades, deformaciones genéticas. Un verdadero ¡GENOCIDIO!

Este último término es precisamente el que utilizó la artista NORTEAMERICANA Trudie Styler, cuando, aterrorizada por lo que vio al visitar la amazonía, declaraba hace un par de años: "Esto va más allá de un juicio, es un genocidio". Después de ello, Styler anunció una campaña mundial para dar a conocer las secuelas de la explotación petrolera: "Tengo mucha rabia con Texaco. Puedo decir, con seguiridad, que si Texaco hubiera hecho en Estados Unidos lo que hizo en Ecuador, sus jefes estarían encarcelados, "quizá bajo PENA de MUERTE"... ¿que tal?