Por segunda vez consecutiva, adecuadamente noticiado, Luis Vargas Valdivia del Estudio Ugaz, sufragado por varios miles de dólares mensuales por Lima Airport Partners, LAP, no asistió a la vista de causa en la Tercera Sala Penal de la Corte Superior. El abogado tampoco concurrió a la lectura de sentencia en el 57 Juzgado Penal al autor de estas líneas, meses atrás. Lo cierto, incontrastable, por causa real o alegada, pretextos van, pretextos vienen, es que el señor de marras le huyó ayer al eximio penalista Guillermo Olivera Díaz encargado de la defensa. ¿Habrá realizado un examen de costo-beneficio el Goliat LAP que pretende pulverizar al periodista Mujica, cuánto gasta cada 30 días para que no acuda su supuesto defensor estrella, y delegue en principiantes, la pelea por su “causa”? En efecto, a la audiencia temprana de ayer 29, a las 6 y 10 de la mañana, asistió un abogado neófito en vez del Vargas Valdivia mismo, cuyo informe oral estuvo divorciado del texto de su apelación escrita, y ésta, en claro divorcio del Derecho Procesal Penal legislado. Olivera Díaz increpó eso y mucho más. Y no hubo réplica del que ayunaba en Derecho.

Como se recuerda el 57 Juzgado Penal emitió reserva del fallo condenatorio para Herbert Mujica Rojas, autor del libro ¡Estafa al Perú! ¡Cómo robarse aeropuertos y vivir sin problemas! http://www.voltairenet.org/article1... cuya edición impresa está agotada desde hace mucho tiempo, habiendo recibido la misma obra, no menos de ¡14 mil! adhesiones por Internet que gestionaron el libro íntegro por esta carretera electrónica. Y la apelación contra ese fallo fue del demandado tanto como del demandante, Jaime Daly Arbulú, gerente general de LAP, a quien dice defender Luis Vargas Valdivia, el abogado huidizo.

¿Cuáles serán los pánicos de Vargas Valdivia con respecto a su otrora profesor universitario Guillermo Olivera Díaz? Podríase decir que, fiel a su línea ética, el maestro, con pluma afilada, ha descrito hazañas del ex pupilo. (Léase Estudio Ugaz y su entorno íntimo, 31-10-2008 http://www.voltairenet.org/article1...) Las enseñanzas sabias dicen que los estudiantes niegan, superando, a los enseñantes. Es decir, el camino de la escapatoria, del huir sin justificación, el envío al campo de batalla de bisoños, sólo puede traducir miedo cerval, inextricable, pánico a enfrentar la realidad de decir para las marquesinas una cosa, y ser, en la realidad, algo muy distinto, tal como lo señala el documentado y jamás desmentido artículo-denuncia del jurista Olivera.

Se expidió ayer el doctor Olivera Díaz en la Tercera Sala Penal de la Corte Superior que integran los vocales Aguinaga, Urbina y Chávez con maestría enérgica y motivó, como era obvio y procedente, que el abogado querellante iniciara la sesión, previa cuestión de orden que atendió la Sala correctamente. Replicó Olivera argumentando que a la sala no le corresponde, como demanda Jaime Daly Arbulú erróneamente, referirse a la reserva del fallo condenatorio bajo el principio NO REFORMATIO IN PEIUS que preceptúa que no se puede modificar una sentencia apelada empeorando la situación del sentenciado. Afirmó Olivera que Mujica Rojas ha actuado en defensa del bien público como es la lógica de un libro de investigación literaria y periodística, ninguno de cuyos argumentos de fondo, denuncias fundamentadas y argumentación han sido rebatidos por Jaime Daly, por LAP o por cualquiera de sus representantes.

La demostración del Estudio Ugaz, a quien han confiado el gerente general, Jaime Daly Arbulú y la mismísima LAP, su defensa, la inexplicable (¿u obvia?) inasistencia reiterada de Luis Vargas Valdivia, en un caso sobre el cual pareciera haber un interés subrayado para callar al periodista –recuérdese que LAP demanda a Mujica en el 9no Juzgado Penal y por la misma “falta, difamación agravada”, constituye una demostración de cómo lo que se construye sobre bases endebles resiente su edificio ficticio cuando un vendaval jurídico, intelectual, pedagógico, como el hombre de leyes Guillermo Olivera Díaz, arremete con todo su saber y premunido de una intachable ética al servicio y custodia del patrimonio del país. Tengo la impresión que los tigres de papel de que hablaba Mao no sólo existieron en China. Y hay pruebas de escapes a toda máquina.

Por sus obras les conocereis.

¡Atentos a la historia, las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder, el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Rompamos el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

¡Sólo el talento salvará al Perú!

Lea www.voltairenet.org/es hcmujica.blogspot.com Skype: hmujica