En varios países de América y Europa se han realizado estudios sobre los componentes y efectos secundarios de la vacuna contra la gripe A. El gobierno de Argentina se ha negado a estas pruebas en humanos por la falta de garantías, en Chile existen 180 conejillos de india “voluntarios”, a los que se les ha vacunado sin conocimiento y permiso del Estado.

De la investigación realizada por el doctor Luis Proaño, en su portal Siempre Seguros con Prevenir, publicado en septiembre del 2009, el problema radica en el contenido de la vacuna utilizada contra la nueva gripe porcina, como es el mercurio, una de las sustancias más tóxicas conocidas por el hombre, de acuerdo al doctor Richard Halvorsen, autor de La verdad sobre las vacunas; además de que dicho metal ha sido vinculado por estudios con el autismo, el alzheimer, la esclerosis múltiple y el lupus. Grupos de activistas mencionan que estas vacunas también contienen escualeno, vinculado a las enfermedades ya descritas y que fue incluido en la vacuna contra el ántrax en la guerra del Golfo Pérsico en 1991, provocando lo que se denominó el Síndrome del Golfo.

La advertencia de un grupo de neurólogos británicos, mediante una carta enviada al gobierno británico, se ha hecho pública, ésta menciona sobre una “epidemia de parálisis”, porque puede producir una enfermedad nerviosa mortal, provocada por la vacunación contra la nueva gripe.

Como prueba está la declaración de un voluntario alemán, quien ha manifestado: “La vacuna me ha hecho mal! La prueba es irresponsable”. Dijo que en unas pocas horas después de la vacunación, el 10 de agosto, tuvo sudores. “Me sentí totalmente derrotado. En el tercer día, los riñones y la cabeza me dolían y tenía fiebre. Entonces tuve un ataque de tos – y en el lavabo de pronto escupí rojo – era sangre!”

En Estados Unidos, gracias a una ley del 2005 para emergencia de salud pública, los laboratorios y los funcionarios federales poseen inmunidad ante cualquier demanda por los efectos de la vacuna contra la gripe A. En España, sumándose a las políticas de Obama, se emitió un decreto real y se otorgó inmunidad a los laboratorios que producen estas vacunas, respecto a los efectos secundarios (muertes, enfermedades e invalidez).

Al parecer esta inquietante medida (inmunidad) debió haber sido celebrada por los industriales que la fabrican y por los que la administrarán, que ya pueden enfermar y asesinar a los ciudadanos con toda tranquilidad, con la garantía de que no se enfrentarán con juicios ni tendrán que pagar demandas por daños, con el aval de las grandes potencias mundiales.

La OMS, por su parte ha publicado que las vacunas disponibles contra este tipo de gripe, son seguras y pueden ser administradas a niños o mujeres embarazadas, pero de sus componentes no menciona nada.

En el Ecuador aún no se conoce que se estén realizando pruebas de algún tipo para verificar lo denunciado por varios grupos extranjeros de especialistas de distintas áreas de la investigación. El gobierno, por su parte, a través del Ministerio de Salud, ha anunciado la adquisición de 900 mil vacunas contra la gripe AH1N1 para administrar a los sectores vulnerables.

Para el doctor Rómulo Tamayo, otorrinolaringólogo, “las poblaciones con mayor riesgo son: los niños en edad escolar, por el contacto con otros niños en sus escuelas, y los adultos mayores que tienen sus defensas disminuidas”; mientras que las categorías intermedias, esto es adultos jóvenes, curiosamente han resultado ser los más afectados por el virus de la gripe A, que ha cobrado casi un centenar de víctimas.

El galeno mencionó conocer de la adquisición de las vacunas, pero no se conoce si el Instituto Izquieta Pérez ha realizado los análisis respectivos, o el Ministerio de Salud ha dispuesto alguna prueba. El gobierno debe tomar cartas en el asunto, frente a estas manifestaciones internacionales. De darse la compra, tampoco se cómo se distribuirá el fármaco; si tendrá o no costo, si será o no factible la comercialización particular, aparentemente esto coordinará el Ministerio de Salud”.

Recomendaciones

Para evitar este tipo de gripe, y para las demás enfermedades de contagio viral y bacteriano, se debe aplicar esencialmente medidas de higiene como:

- lavarse fecuentemente las manos;
- protegerse de los estornudos y de la tos;
- hacer reposo el momento que esté con un proceso viral, por riesgo de contagiar a los compañeros de escuela, de trabajo o a los mismos familiares;
- Las medidas de higiene elementales y sobre todo la educación.