En su pequeño departamento, nos recibe aquella joven entusiasta, convencida y comprometida con la causa de los estudiantes universitarios y que con los últimos sucesos en la Universidad Central es víctima de la persecución y represalias políticas en medio de pugnas de quienes por un lado están llevando a la Academia por el camino del neoliberalismo, y por otro, el de aquellos estudiantes que defienden a la Universidad Central de los embates a los que hoy la quieren someter.

Deysi Cumandá Terán Egües, quiteña de 23 años, estudiante de Derecho, desde su adolescencia mostró su actitud valiente y consecuente con aquellas personas que ven vulnerados sus derechos ; es así que en el colegio Manuela Cañizares defendió el derecho que tienen las adolescentes embarazadas a educarse. A pesar de las dificultades a las que se ha enfrentado reconoce que la organización estudiantil es la alternativa para defender a la Universidad Ecuatoriana.

“Lo que ha pasado en la Universidad no nos hará retroceder, más bien lo que hace es afirmarnos. Frente al autoritarismo, siempre va a haber una organización que levante los postulados democráticos de la Universidad.”

Dentro de su trayectoria como dirigente estudiantil se destacó como vicepresidenta de la Asociación Escuela de Derecho, Presidenta de la Asociación Femenina Universitaria de la Universidad Central, Vicepresidenta de la Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador de Quito, y actual presidenta de la FEUE – Quito.

- ¿Por qué decidiste estudiar Derecho?
- Sabía que esa era mi carrera desde el segundo curso en el Manuela Cañizares, porque uno de mis profesores de sociales me enseñó mucho sobre el tema de la justicia y me empezó a gustar el tema social. Las leyes son una forma de hacer justicia y ayudar a la gente más necesitada.

Cuando estaba en el colegio, en la especialización de sociales, levantamos una lucha bastante fuerte por el tema de las mujeres embarazadas. Una de mis mejores amigas, Tania Moreno, quedó embarazada y fue expulsada del colegio, esto generó que en el colegio defendamos el derecho de la joven embarazada a estudiar, desde aquí nace en mí conocer más sobre los temas sociales.

- ¿Cómo te vinculaste a la política en la Universidad?
- En la universidad encontré una diversidad de grupos políticos que hablaban de cambio, bienestar estudiantil, y me incliné más por el tema del Frente Revolucionario de Izquierda Universitaria.


- ¿Por qué te vinculaste al FRIU?

- Porque era una organización que tiene claro cuál es su objetivo final y que no simplemente lucha por dos o tres cosas, esto hizo que me vaya reafirmando en la línea revolucionaria hasta llegar a convertirme en una dirigente del FRIU. No veo la Deysi Terán sin ser militante revolucionaria.

- ¿Por qué esa arremetida contra del movimiento estudiantil y Daysi Terán?
- Los sectores más atrasados de la Universidad necesitaban sacarse todo ese resentimiento y odio político que lo han tenido guardado desde años atrás, cuando las fuerzas democráticas dirigían la Universidad, como es el caso del compañero Franklin Cabascango que también es un militante revolucionario. La derecha siempre ha apostado a que las organizaciones estudiantiles sean descabezadas para no despertar a la juventud universitaria en los anhelos de cambio por la Patria Nueva y el Socialismo, que es lo que buscamos.

- ¿Samaniego contaba con que tres mujeres lo enfrentaran?
- Samaniego es un socialdemócrata y para la socialdemocracia el tema de que las mujeres participemos en política es un tema simplemente de cuotas y no una reivindicación que las mujeres la hemos ganado durante la lucha de varios años. El entender a la mujer en la socialdemocracia y en el pensamiento de Samaniego es entender simplemente a la modelo que no tiene un pensamiento avanzado.

Hoy asumimos el reto tres mujeres en encabezar a la organización estudiantil, a nuestra Federación de Estudiantes. Samaniego, en una actitud machista, se olvida de que las mujeres también podemos combatirle, porque no es lo mismo combatirle a Marcelo Rivera que a Daysi Terán; Edgar Samaniego pensaba encontrase con una mujer débil que no iba a responder ante sus actitudes, que no tenía la capacidad de dirigir, pero aquí estoy defendiendo a los Universitarios.

Lo que le ha dolido a Samaniego es encontrarse con mujeres que sí le han respondido y en el terreno que hoy la Universidad nos ha puesto; a Samaniego le preocupa cualquier intento de desestabilizar su autoridad, y al denunciar esa serie de atropellos en este período lo que ha generado es que se descabece a quienes hacemos estas denuncias, como Marcelo Rivera y mi persona por medio de las expulsiones ilegales del Consejo Universitario.

- ¿Qué esperamos de Daysi Terán?
- Está en juego mi carrera; estaba a un año de graduarme y aún así sé que tendré mi título de Abogada y seguiré en la política. Me afirmo en la izquierda revolucionaria.