La movilización social durante el 2009 jugó un papel fundamental para que los distintos sectores y gremios de trabajadores, maestros, estudiantes, campesinos e indígenas hagan escuchar su voz en defensa de sus derechos y en respuesta a los actitud soberbia del presidente Rafael Correa. Hoy empieza una nueva etapa donde se retoma los debates de las leyes más importantes en los ámbitos de ley de aguas, salud, educación, comunicación, ordenamiento territorial, las cuales marcarán de manera decisiva la vida política del país en este nuevo año.

Para Mery Zamora, Presidenta Nacional de la UNE “el 2010 se presenta como un año para continuar en ese camino de lucha en defensa de los intereses del Ecuador como por ejemplo el respeto a los recursos naturales, una ley que garantice el derecho humano al agua, un salario digno para los trabajadores, defensa de la autonomía universitaria , el derecho a la gratuidad de la educación , y una ley orgánica de educación general que garantice el respeto de la educación publica de calidad”.

“Nos movilizamos es para exigir al gobierno de Rafael Correa de que recobre el verdadero proyecto político que lo puso en la presidencia de la república, y para recordarle que estamos pendientes de que el verdadero proyecto de cambio no se tuerza, nos movilizaremos las veces que sean necesarias para que eso en efecto se produzca” afirma Eduardo Valdez, presidente de la CEOLS.

Por el mismo hecho de ser un mes trascendental para el destino de las diferentes áreas estratégicas para el desarrollo del país, los movimientos sociales han planteado movilizaciones desde sus bases, a las cuales Rafael Correa ha catalogado como una conspiración contra el régimen, ensañándose incluso con los líderes de las diferentes organizaciones. Por su parte Mery Zamora manifestó que “La movilización es la expresión de la necesidad de cambio que tenemos los pueblos del Ecuador, es la lucha que generamos los sectores sociales es en el objetivo de defender los derechos de los pueblos del ecuador que queremos que se profundicen los cambios; mientras que la conspiración viene de los sectores de la derecha contra los anhelos de los sectores populares”.

“Las movilizaciones no son para conspirar contra el gobierno, rechazamos terminantemente esa acusación, pues estamos defendiendo nuestros derechos, lo cual está amparado en la constitución: Hoy le decimos al presidente, que los gobiernos se han caído por haber traicionado a sus pueblos, entonces si el gobierno tiene el apoyo del pueblo y no lo traiciona no debe de tener ese temor” expresa Mesías Tatamuez presidente de la CEDOCUT.

A pesar de que continúan estas agresiones para desacreditar a las organizaciones populares, esto no ha sido impedimento alguno para el accionar del movimiento social “para continuar profundizando el cambio revolucionario que queremos en el Ecuador hay la necesidad de avanzar en unidad con todos los sectores sociales y populares que anhelamos esa transformación” ratifica Mery Zamora.