1-6-92, Extra

En cambio.- El otro ex presidente, el que recordaba a Vallejo: “Y no me corro”, no dudó mucho la noche del 5 de abril para esforzadamente guarecerse en un depósito de agua para eludir la fiera persecución a la que dice haber sido puesto. “Desde la clandestinidad”, con teléfono celular y otras comodidades, está en la resistencia. Es muy valiente García.

Sorprendente paralelo.- En 1933, en el Uruguay, el presidente Gabriel Terra dio un golpe de Estado, cerró el Parlamento y ordenó detener a su antecesor, Baltazar Brum. Cuando la soldadesca quiso cumplir las órdenes dictatoriales, Brum los recibió a balazos, luego de lo cual se apostó arma en mano, al frente de su casa para aguardar la reacción popular, como ésta no llegó, Brum alzó el revólver, apuntó a su cabeza y al grito de ¡Viva Batlle!, se suicidó en protesta cívica. La histórica anécdota ha sido recordada por Andrés Townsend.

Casualidad sospechosa.- El sábado pasado García reapareció en Villa El Salvador y se hizo humo en pocos minutos y luego, cuando Gross y Baena estaban por Lima, un presunto comando paramilitar se presentó en el local partidario diz que para atentar contra su vida. Los delirios megalómanos están a la orden del día. Señor García: usted nunca será Haya de la Torre.

Documentos adjuntos