David Alejandro Rosero Minda, hijo de un maestro imbabureño y madre carchense, líder por naturaleza, guerrero conocido por los pelucones de Imbabura y amigo del pueblo.

Este orgulloso representante biprovincial fue abanderado y mejor egresado de la escuela Julio Andrade del Carchi del cantón Bolívar, posteriormente por cuestiones de la vida llegó a vivir en Imbabura estos últimos 16 años.

Fue un destacado estudiante y dirigente del gobierno estudiantil del colegio Teodoro Gómez de la Torre y de la Federación de Estudiantes Secundarios del Ecuador, filial Ibarra, luego pasó a formar parte de la Universidad Técnica del Norte durante 5 años, donde no pasó desapercibido porque siempre se caracterizó por su don de gentes, compañerismo y colaboración, buen estudiante, dirigente universitario de la UTN y líder de la FEUE provincial, actualmente es egresado y se encuentra tramitando su título de Ingeniero en Marketing y Administración en la Universidad Cristiana Latinoamericana.

En la provincia de los lagos se hizo conocer también por su liderazgo, contribuyó en el sector campesino, indígena, pequeños comerciantes, en los barrios y otros lugares; ganando mucha experiencia en el trabajo social y popular en estos 29 años de vida. Su trabajo también fue a nivel nacional, pues participó en la reforma universitaria.

Su convicción de servicio y ayuda a los más necesitados, sobre todo el poder contribuir para el cambio radical que necesita el Ecuador, ser un país libre, solidario y soberano, lo llevó a decidirse y participar de las convocatorias que el Consejo Nacional Electoral hiciera para la conformación del Consejo Nacional de Participación Ciudadana CNPC transitorio, obteniendo el décimo tercer lugar entre cientos de participantes de todo el país, y fue un sorteo el que decidió su suplencia en dicho organismo, en la primera invitación.

Para la nueva oportunidad, su preparación académica, conocimientos de la realidad política y social que vive el Ecuador, su formación de líder, carácter e ímpetu, además de su juventud, contribuyeron para superar a centenares de ecuatorianos en el concurso de méritos y oposición para la conformación de los representantes del C N PC y obtener el primer lugar.

David, por su formación política y de izquierda, pretende dar su aporte para que efectivamente el CNPC sea un lugar donde la participación ciudadana sea notoria, donde el ciudadano participe con voz y voto, que opine y decida, que se apropie de la democracia, que se empodere de lo que significa un verdadero control social en beneficio de los sectores populares. “No estoy dispuesto a ser parte de un ente burocrático, de un elefante blanco, sino de un ente de acción”, dice. Sólo con la movilización popular, la acción social permanente de la ciudadanía, de los sectores organizados que fiscalicen y realicen un efectivo control social a las acciones u omisiones del CNPC, haremos que cambie el trabajo de los organismos burocráticos y la visión de la gente.

La meta, dice David Rosero, “es dar salida a las seis mil causas por corrupción de toda índole, que se encuentran represadas en el Consejo que fenece; es por culpa de los oligarcas, banqueros, empresarios que el país consta como uno de los países más corruptos, y lo que aspira es combatir esa lacra social, porque el país tiene gente que es trabajadora, solidaria y honesta.

Esta competencia intelectual y social ha hecho que David reconozca los méritos de todos los dirigentes de todos los ámbitos, a la vez que se siente motivado por su trabajo, logros y experiencia a su edad, y propone a todos los jóvenes seguir en la lucha, que no pierdan las esperanzas, pues con la contribución de todos se puede lograr un mejor país, una patria nueva que sea equitativa y solidaria para todos.

El joven líder felicitó también al Consejo Nacional Electoral por esa nueva forma de hacer democracia, porque ahora se ve la transparencia y participación social como una realidad. Así deberían elegirse todas las autoridades para que los mejores [email protected] sean los que dirijan los destinos del país.