El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu afirmó que su padre ya había previsto los atentados del 11 de septiembre de 2001 desde los años 1990. El diario israelí Haaretz reporta que esas declaraciones se produjeron el 7 de marzo de 2010 durante la ceremonia de aniversario del padre del primer ministro, el historiador Ben-Tzion Netanyahu, celebrada en el Menachem Begin Heritage Center, en presencia de numerosas personalidades, entre las que se encontraba el presidente israelí Shimon Peres.

Agregó el primer ministro israelí que quienes no conocen su pasado no pueden comprender el presente ni prever su propio porvenir. Otro diario israelí, el Maariv, había reportado en su edición del 17 de abril de 2008 que Benjamín Netanyahu, entonces líder del Likud, había declarado en una conferencia pronunciada en la universidad Bar Ilan que los atentados del 11 de septiembre habían sido beneficiosos para Israel.

«Nos estamos beneficiando de una cosa, se trata de los atentados contra las Torres Gemelas y el Pentágono y del ataque americano contra Irak», declaró entonces Netanyahu, según el diario Maariv. Y agregó después que aquellos acontecimientos «pusieron la opinión pública americana a favor nuestro».

El profesor Ben-Tzion Netanyahu fue secretario personal de Ze’ev Jabotinsky, el padre del sionismo revisionista. En los años 1980-90, el profesor Netanyahu dirigió, junto a su hijo Benjamín y a George Bush padre, el Jonathan Institute, que lleva el nombre de su hijo mayor Jonathan Netanyahu (muerto en combate), y elaboró el concepto mediático de «terrorismo internacional» [1].

El promotor inmobiliario Larry Silverstein, tesorero del Jonathan Institute y de las campañas electorales de Benjamín Netanyahu, había adquirido el World Trade Center de Nueva York en enero del año 2001. Silverstein redactó personalmente la póliza de seguro de las Torres Gemelas, incluyendo en ella una indemnización por cada posible atentado.

Después de los hechos del 11 de septiembre, Silverstein reclamó el pago de 2 indemnizaciones argumentando que se habían producido 2 atentados diferentes con el choque de 2 aviones contra cada una de las Torres Gemelas. Al cabo de varios procesos legales, Silverstein cobró un total de 4 500 millones de dólares, obteniendo así una plusvalía neta de 1 000 millones de dólares.

[1] La Gran Impostura 2, Manipulación y desinformación, por Thierry Meyssan (Monte Ávila editores (Venezuela)- Timéli ediciones (Suiza), 2007, capítulo «La invención del terrorismo islámico"».