El presidente afgano Hamid Karzai realizó una fructífera visita a la Casa Blanca.

A pesar de estar oficialmente en guerra con los talibanes, Washington aceptó finalmente que algunos de ellos puedan integrarse al gobierno de Kabul. La decisión final sobre la cuestión se tomará durante la próxima Loya Jirga (Gran Asamblea), convocada para el 29 de mayo.

Más sorprendente aun resulta que la persona designada para dirigir las negociaciones con quienes hasta ayer eran considerados como enemigos del nuevo régimen de Kabul sea Hamed Wali Karzai, medio hermano del presidente.

Hamed Wali Karzai desempeñó un importante papel en la organización de los muyahidines en tiempos de la guerra de la CIA contra los soviéticos, razón por la cual goza de la estima de los actuales muyahidines, o sea los talibanes.

En aquel entonces, la CIA estimuló el cultivo de la amapola utilizada en la producción de opio como vía para alcanzar dos objetivos: financiar la guerra secreta contra los soviéticos y desmoralizar a los soldados del Ejército Rojo. Diversas fuentes, entre las que se encuentra la propia ONU, presentan a Hamed Wali Karzai como el principal barón de la droga en el actual Afganistán.

Es precisamente bajo la ocupación de Estados Unidos y de sus aliados de la OTAN que Afganistán se ha convertido en el primer productor mundial de la amapola destinada a la producción de opio.

==

Ver «Cultivo de la planta del opio: denuncia Rusia la responsabilidad de la OTAN», Red Voltaire, 3 de marzo de 2010.