El sondeo anual del instituto Zogby sobre la percepción de la política de Estados Unidos en el mundo árabe acaba de confirmar el desencanto de los árabes ante las acciones de la administración Obama (ver documento adjunto al final de esta página).

En efecto, según los resultados correspondientes a la encuesta de 2010:
Después de haberse ilusionado al principio con la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca y con su discurso del Cairo, los árabes son actualmente presa del desencanto y consideran que, si bien la nueva administración estadounidense es menos islamófoba, la política de Estados Unidos en el Medio Oriente no ha registrado cambios fundamentales. Washington sigue aportando ciegamente su apoyo a Israel y mantiene la ocupación de Irak.

Los árabes consideran que la Shoah está siendo utilizada para favorecer a Israel en detrimento de los pueblos árabes y ven con inquietud la proliferación de programas de televisión y de películas sobre ese tema.
Si bien los medios de prensa han logrado convencer a una mayoría de árabes de que Irán tiene un programa secreto de desarrollo nuclear con fines militares, una mayoría aún más grande de la población árabe estima que Teherán tiene derecho a dotarse del arma nuclear como medio de reequilibrar la situación en el Medio Oriente. La encuesta precisa que es posible que esa mayoría esté expresando en realidad un deseo más que una convicción definitiva.

Francia sigue siendo la superpotencia que los árabes ven con más simpatía.
Los tres líderes políticos más populares en el mundo árabe no son árabes ya que se trata del primer ministro turco Recep Erdogan, del presidente de Venezuela Hugo Chávez y del presidente iraní Mahmud Ahmadinejad. Los tres líderes árabes vivos más populares en el mundo árabe son el libanés Hasan Nasrallah, el presidente sirio Bachar el-Assad y Sheik ben Rachid Al Maktoum, de los Emiratos Árabes Unidos.

Documentos adjuntos