Venía de su trabajo muy cansada, pero al ver la imagen que se encontró en una de las habitaciones la hizo sonreír y buscar inmediatamente la cámara fotográfica para tomar una instantánea de lo que veía: acostado en la cama matrimonial, René la miraba sonriente y boca arriba sobre su pecho dormía plácidamente Ivette.

Unas pocas horas después la vida cambiaría de forma cruel y dramática para los cuatro integrantes de esta familia. Olga no olvida lo que sucedió al amanecer del sábado 12 de septiembre de 1998, hace 12 años.

“Nos despertamos con sobresalto por la violencia como entraron al apartamento los agentes del FBI con armas largas y se abalanzaron sobre René, lo esposaron y empezaron a registrarlo todo. A Irmita la despertaron a punta de ametralladora.”

Aquel amanecer un operativo del FBI detuvo en la ciudad de Miami a un grupo de personas para investigar su vinculación con una supuesta red de espionaje que operaba en Estados Unidos en favor de Cuba.

Además de René, estaban Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, Fernando González y Ramón Labañino, quienes fueron condenados en un amañado juicio en Miami y ya cumplen 12 años de cruel cautiverio.

DOS ANTECEDENTES IMPORTANTES

Es bueno recordar dos cuestiones de interés. A lo largo de los años de Revolución, Cuba ha sido permanentemente atacada por el terrorismo anticubano radicado en Estados Unidos, cuyos gobiernos han tolerado acciones que van desde asesinatos y sabotajes hasta agresiones militares y biológicas.

Esas tenebrosas operaciones costaron al pueblo cubano más de tres mil vidas y miles de heridos, con graves secuelas físicas y sicológicas.

Ante la evidente complicidad de reiteradas administraciones de Estados Unidos, Cuba ha tenido que monitorear a los grupos que practican ese terrorismo organizado, con base principal en el sur del estado de la Florida, a fin de conocer los planes criminales de la mafia anticubana.

Esta era la misión de Los Cinco y no la de “espiar” al gobierno norteamericano para obtener información secreta sobre Estados Unidos como han querido hacer ver algunos medios, principalmente de Miami y lo cual constituye una de las falsas acusaciones contra ellos.

Algo más: meses antes de la detención de Los Cinco y por iniciativa de Cuba, a La Habana viajaron oficiales del FBI para darles información y material documental de los planes terroristas que llevaban adelante extremistas anticubanos en Estados Unidos.

Los representantes del FBI se comprometieron en realizar investigaciones. Pero la realidad fue otra bien distinta y conocida: apresaron a los antiterroristas cubanos que habían obtenido aquellas importantes informaciones.

ODIO Y TORTURA CONTRA LOS CINCO

Tras la detención, los cinco cubanos fueron interrogados durante seis horas y luego remitidos al Centro Federal de Detención, donde estuvieron en solitario, sin tener contacto con persona alguna, por 17 días. Después ese tipo de tortura se extendería a meses y ha sido algo reiterado en estos 12 años de cárcel.

Fue así el comienzo de una injusticia que dura ya 12 años contra estos luchadores antiterroristas, castigo extendido a sus familiares, dignos hombres, mujeres, niños y ancianos quienes no descansan en la lucha por lograr la libertad de sus seres queridos.

A esa batalla se sumó el pueblo de Cuba, y miles y miles de personas en todo el mundo, desde prestigiosos intelectuales y políticos hasta organizaciones sociales y parlamentos en pleno que exigen fin a la injusticia.

La lucha por la liberación de estos cinco patriotas cubanos se acentúa, porque más personas en el mundo comprenden la sentencia martiana de “Ver en calma un crimen, es cometerlo.”

Agencia Cubana de Noticias