Cabe destacar que forman parte de estos encuentros las artistas plásticas Alejandra Andreone, Mara Buratti, Marina Etchegoyen, Gabriela Figueras, Delia Ana Iglesias, Ana Patricia Liñán, Guadalupe Romero, Lucía Mariel Romero, María Carla Romero, Rocío Malén Romero, Azucena Dora Tymruck, Florencia Soledad Urban, Florencia Vespignani y Victoria García; La ceramista Griselda Ortiz, y las musiqueras Ana Clara Cianfraga, Delia Ana Iglesias y Julia Salem.

- Cuéntenme ustedes un poco de qué se tratan estas producciones.

- Amanda Alma: Este material es la recopilación histórica del encuentro de mujeres, empezó como una tesis para la universidad y después consideramos que era necesario dar cuenta de este recorrido y a través de la Editorial Feminaria, empezamos a pensar cómo producir un material que cuente de dónde viene esto de reunirnos las mujeres argentinas una vez al año a pensar y planificar estrategias para reivindicar nuestros derechos.

La iniciativa de juntarnos para presentar nuestros tres libros tuvo que ver porque los tres trabajan la cuestión de la mujer, sus problemas, fantasías y deseos. Pensamos hacerlo en forma colectiva para que tenga más impacto, y nos fue bastante bien. Esto de que nosotras tomamos la palabra.

- ¿Qué crees vos que tiene de interesante este material que no sea una simple sistematización de esos encuentros de mujeres?

- Paula Lorenzo: Acá hay 20 años de historia, tratar de recuperar esos 20 años. Nos encontramos con que de los primeros 15 años no hay sistematización, no hay texto, no había nada que cuente de esto. Empezamos a recuperar la mirada de quienes participaron, los recuerdos, la posición de las compañeras. Para nosotras es una mirada que seguramente no será la única, nosotras también participamos porque nos parece que es un espacio de lucha, de construcción de identidades y nos parece que es necesario conocer la propia historia, que es necesario saber de dónde vienen todas las reivindicaciones y muchos de los discursos que nosotras adoptamos, lo que nosotras pensamos cuando empezamos con el trabajo como tesis era recuperar un caudal de información muy grande que nos ayudaba a entender muchas de las cosas que pasaban.

También la intención es que todas las que pasamos por ese encuentro nos podamos sentir parte de esta producción, por eso las entrevistas, las encuestas, recuperamos textos de alguna publicación feminista, también recurrimos a alguna página de internet y me parece que lo que nosotras sentimos es modestamente, como poner en relación esos textos de las conclusiones y, por otro lado, relacionarlos con la entrevista.

Pero esto no es nada más que una mirada posible, ojalá se promuevan y desarrollen muchas otras.

Amada Alma: Es una mirada posible, pero también es necesario resaltar que se habla mucho de movimientos sociales, pero el movimiento de mujeres está muy invisibilizado, entonces, recuperar estas prácticas, esta manera de hacer política que tenemos las mujeres una vez por año (hace más de 20 años de manera ininterrumpida) no sucede en ningún país latinoamericano. Es importante conocer nuestra historia, conocer nuestras herramientas de lucha, hacemos política las mujeres y bueno lo que hicimos acá es un recuento; es nuestra mirada, puede haber muchas miradas de los encuentros de mujeres, pero lo que quisimos hacer es focalizarlas en cuatro, que nos parecieron hitos o que produjeron cambios, hacemos un recorrido por los 20 encuentros, pero quisimos focalizar en cuatro de ellos en especial, en el primero, por ser el primero de donde vine, el antecedente en los encuentros latinoamericanos feministas o sea de por qué la necesidad de las mujeres de encontrarse acá, después en el de San Juan; porque fue la Iglesia Católica Institucional que dice que las mujeres se están encontrando y que quieren hacer un encuentro paralelo y allí donde empiezan a interferir en los encuentro, el de 2001, por ser justo antes que se da la crisis en nuestro país y el de 2003, es cuando el debate sobre el aborto se masificó y ahí es cuando se da el nacimiento de una campaña nacional por el derecho al aborto, eso es lo que hicimos y en las conclusiones, reflexionamos acerca de cómo los encuentros Nacionales de mujeres crearon prácticas feministas, o sea hay un montón de decisiones que se convirtieron en prácticas feministas que comenzaron a promover la autonomía, que promovieron eso de recuperar la palabra, de que todas nos escuchemos.

- ¿Que cambio más significativo o radicalizado notaste en esta recopilación?

- Marina Bailo: El más importante es poner en juego esto de la autonomía, de la autogestión, de la toma de palabra, de poner el cuerpo y todas estas cuestiones de la cual se desligaba a la mujer; que se pone en juego en los talleres, en las marchas, para nosotras esto también une.

Nosotras empezamos a ver cómo se desarrollaba el movimiento feminista, si bien no todas se reconocen feministas, ni asumen esas prácticas, nosotras entendemos eso porque lo vamos rastreando desde esos 20 años, las discusiones que se van desarrollando, pero principalmente esa marca de la autonomía de la recuperación de la voz y de la puesta en juego del cuerpo en las luchas y nos parece que es una experiencia que es fundamental rescatar. Bueno, cuando en las presentaciones me tocaba hablar sobre el libro, como que terminaba reflexionando sobre los encuentros de mujeres y como que el libro quedaba relegado.

- A mí me parece, como que había una gran deuda y un gran vacío respecto de estos encuentros, y que lo vienen a ocupar dos mujeres periodistas, dos militantes que vienen de las ciencias de la comunicación.

- Amada Alma: Cuando pensábamos qué nos unía mas allá de ser mujeres y que los libros están atravesados por la cuestión del género, específicamente que tiene que ver con las miradas en común que tenemos sobre el mundo, porque creemos fundamental la recuperación de la voz, la toma de la palabra, es algo que en todas las experiencias se hace difícil.

Además de invisibilizada, aparece denigrada, denostada, por eso al leer las poesías de Mariana y los cuento de Silvina, lo que está buenísimo, es toda esa discusión que nosotras damos como mujeres en los espacios en los que estamos a veces de una manera muy hermosa y maravillosa, permite trasmitir cantidad de sentimientos, de ideas, de pensamientos o que a través de poesías y cuentos aflora esa mirada, cuando lees nuestros libros te das cuenta que todos van a ese lugar, con la necesidad de tomar la palabra, de nombrarnos, decirnos, entonces me parece que está buena la idea de presentarlos en forma colectiva.

- Silvina Perugino: es loco pensar que hace 20 años se dan los encuentros de mujeres y que no había nada que recopile esos momentos en forma de libro y que tiene que ver con hacerse hacedora de nuestras propias luchas, es importantísimo que exista este registro, está bueno vernos a nosotras mismas, imagínate esas mujeres que participan hace años y se encuentren ahora con el libro y poder ver reflejadas las posiciones que hemos tomado en la participación nuestra de los encuentros, saber que fueron de esos 20 años ¿dónde estaba yo? Es una herramienta para conocer nuestro paso por la historia.

Recuperar aquello que no se ve, que queda al interior de las participantes, organizaciones, etc. Esto de cuando vas a una librería, es valorable e importante encontrar materiales producidos por compañeras que tienen experiencia y que podamos publicarlo, discutirlo y ponerlo en juego. Estos trabajos no tienen la misma mirada de un varón a una mujer convencional.

Creo que está bueno, juntar textos completamente distintos en su forma de escribirse; una poesía, un cuento, una investigación; tienen soportes distintos, pero no nos dice que no se encuentren en su esencia.

- Contame Marina, un poco en qué se diferencia de cualquier otro libro de poesía “Buen Momento”.

- Marina Bailo: La idea colectiva de la presentación me da la sensación de sostén; pero también, poner esa voz, la mía, que es producto de mi experiencia y el recorrido en el movimiento de mujeres, si bien hay un camino que yo opto por recorrer, yo me animo a poner nombres propios que son muy significativos en mi vida y en un contexto que decidí recorrer, superar obstáculos y saber que lo que una vive desde el cuerpo, entender que lo personal es político.

También creo que son como pequeñas revoluciones que una las vive desde la piel, yo creo que la revolución que yo creí y perseguí no es la misma que la que entendía hace años atrás, es lo que más rescato en medio de cierta devastación, eso es lo que tiene de singular mi libro, en realidad los tres libros tienen algo de singular, aún las voces de Amanda y de Paula se escuchan, con la elección de algunas palabras, yo encontré un capítulo donde habla de nuestra voz, de la importancia de rescatarla, de lo que nos animamos a decirnos y no a publicar.

A mí me parece que la poesía es un espacio de libertad que no tienen otros textos y bueno ahí se da esa relación entre la libertad colectiva y la libertad personal.

- ¿Cómo se dio lo de la presentación colectiva? ¿Cuáles son los puntos en común?

- Silvina Perugino: yo te contesto, pero primero quiero decir sobre el libro de Marina, la importancia de poner en letra de poesía, muchas cuestiones que son tabú o que son negadas, como por ejemplo el tema del cuerpo como herramienta de placer, me parece que está remarcado y esto no es fácil escribirlo en la soledad de tu cuarto y luego publicarlo y darlo a conocer, para nosotras es todo un desafío, ¿no?, acostumbradas a pelear el espacio.

Con el tema de la presentación en conjunto; me parece que, por un lado, esto que decían las chicas sobre la importancia de recuperar la voz de la mujer, esto no es solo un material escrito por mujeres porque una mujer también puede escribir desde los parámetros del patriarcado, atravesada por el machismo y ser mujer y escribir desde este lugar.

Estos materiales surgen a partir de que, además de ser mujeres, escribimos desde una mirada o perspectiva del feminismo, escribimos desde el lugar que parte de la idea de romper algunos establishment y entonces a partir de eso también surge la idea de presentarlos en conjunto para romper algunas cuestiones que están predeterminadas, no se acostumbra que haya una presentación de libros de distintos autores.

- ¿Por qué?

- Silvina Perugino: porque cada uno cuida su quintita, es la lógica del individualismo, eso de cuidar su lugar, su protagonismo, tiene que ver con empezar a romper algunas lógicas que están pre establecidas y que nos cuestan remontarlas, me parece que tiene que ver con eso la idea de hacer la presentación colectiva.

Además en la presentación también incluimos presentaciones lúdicas, la exposición de obras plásticas, a modo de excusa para un momento de encontrarnos; intentamos en realidad romper con la lógica rústica de presentar libros.

Tiene que ver con la manera de expresarnos y que nos invita a apoderarnos de manera colectiva, no sé si en realidad esto fue tan pensado, pero así se fue dando desde la primera presentación en Lanús, sobre todo esas ganas que teníamos de encontrarnos jugó muy fuerte en el modo de presentar los libros con la casualidad que es nuestra primera experiencia como escritoras y bueno aquí estamos abiertas a la crítica.

- ¿Dónde podemos conseguir los libros?

- Silvina Perugino: se pueden conseguir en circuitos más alternativos, en la librería de las Madres, en la librería de la Mujer, entre otras.