JPEG - 27.4 KB

Otro septiembre negro pasaron en las mazmorras del imperio, lejos de sus seres queridos y de la verdad que defienden en bien de su pueblo y de la humanidad.

Evitar acciones terroristas contra su Patria es la causa por la cual René González, Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y Fernando González luchaban desde los Estados Unidos, donde existen grupúsculos contrarrevolucionarios que orquestan sabotajes, acciones encubiertas y actos terroristas contra la Isla.

¿Es ese el paraíso de la Justicia? Bien valdría un tribunal internacional que juzgue todas las violaciones cometidas por el gobierno de EE.UU. contra los derechos humanos en diversas partes del planeta.

Los Cinco, conocidos mundialmente así, tenían como única misión la de contribuir a que Cuba no fuera blanco de esas acciones terroristas organizadas por la extrema derecha radicada en la Florida.

René, Gerardo. Antonio, Ramón y Fernando fueron enviados a cautiverios, a cárceles de máxima seguridad, desprovistos de los más elementales derechos como seres humanos.

¿Y quien condena a los que preparan invasiones, torturan y masacran?; Nadie, ningún tribunal.

Libertad para Los Cinco, no es solo una proclama de los cubanos, es también una señal que se expande por diversas partes del orbe para impedir que el terrorismo continúe cobrando fuerza en estos tiempos y sus patrocinadores permanezcan impunes.

Esa libertad que exige el mundo les pertenece, nadie tiene derecho a impedírsela y la verdadera justicia debe imponerse, con aquella máxima del tribunal: absueltos por falta de pruebas.

Como seguidores del pensamiento martiano, de que Patria es Humanidad, ellos reafirman desde el encierro injusto a que están sometidos, la inquebrantable decisión de continuar defendiendo el decoro de su nación y de unidad por la paz universal.

Ahora son miles las banderas y los himnos levantados por su liberación, y las voces que fustigan a los órganos de justicia del gobierno de los Estados Unidos por las arbitrariedades y crueldades cometidas durante 12 años contra los cinco cubanos inocentes.

Hombres y mujeres honestas en el mundo reclaman que cese la ignominia. Cada vez son más los que exigen libertad para Los Cinco.

Ellos se han convertido en símbolos de lucha por la paz mundial y contra ese flagelo que tiene un aterrador nombre: terrorismo.

Agencia Cubana de Noticias