Red Voltaire
Páginas Libres

Tacha a PPK: ¡norteamericano Jefe de Estado y Jefe Supremo de las FFAA del Perú!

+

16-1-2011

1. El Artículo 110° de la Constitución Política establece como requisito esencial del candidato a Presidente de la República “ser peruano por nacimiento”, como nacionalidad única, pues en el caso de ser elegido se constituye en el “Jefe del Estado” peruano y “personifica a la Nación” peruana.

En el horrendo supuesto, negado con firmeza, que esta norma permitiera que el candidato pudiese tener “doble nacionalidad”, peruano y norteamericano como Pedro Pablo Kuczynski Godard, hijo de polaco y francesa, entonces los peruanos podríamos vivir el absurdo y desgracia vergonzante de tener a un extranjero como nuestro Jefe de Estado y por ende “Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional del Perú” (Art. 167°), siempre rayano con la traición.

La etérea absurdidad no conoce de límites. Al tal extranjero Kuczynski, aunque haya nacido involuntariamente en territorio peruano, como insolente recipiendario del “poder constitucional”, estarían “subordinadas” nuestras FFAA (Art. 169°), y para colmo de los males ese norteamericano sería quien “personifica a la Nación peruana” (ésta se sintetiza en su persona: ¡la Nación soy yo!). En cualquier evento internacional al Perú lo representaría un extranjero.

2. Interpretación teleológica y sistemática e intereses nefandos de PPK.- Sin mucho esfuerzo y violencia interpretativa de los numerales constitucionales citados se puede concluir sin cavilación que un extranjero, norteamericano como PPK, no puede ser Jefe del Estado peruano y Jefe Supremo de nuestras fuerzas armadas y policiales; igualmente, un extranjero como él no puede ni debe personificar a la nación peruana; ni siquiera pretenderlo.

¡PPK es peruano de nacimiento para otros fines: comprar y vender inmuebles en la playa Bujama, pero no para ser Presidente!, pues ser Jefe de Estado y personificar a la nación peruana, están reservados para el peruano de nacimiento que a su vez no sea extranjero por naturalización, buscada por oscuro interés, jurando lealtad a quien lo acoge. Esta incompatibilidad la consagra la Carta Magna en todo su articulado, visto como sistema finalista; ergo, la candidatura en cuestión está viciada de improcedencia. ¡Espero que esto escuche el peruano Hugo Sivina del JNE!.

¿Podremos pedirle a un extranjero, con negocios y alma de gringo, que acaso gobierne el Perú la defensa de la “soberanía nacional”, la protección de la población peruana en todo trance y que sienta a los símbolos de la patria: bandera, escudo e himno nacional, como suyos?.

A un norteamericano como PPK que nació involuntariamente por aquí y que adquirió aquella nacionalidad por naturalización voluntaria siendo adulto, obligado a hacer el JURAMENTO de LEALTAD al yanquismo, a defender la Constitución y las leyes de los Estados Unidos de América contra todo lo extranjero, incluido el Perú, que abjuró (rechazó, negó) de toda lealtad y fidelidad al Estado peruano al momento de nacionalizarse y prestar juramento como norteamericano, la Constitución del Perú no le faculta ser candidato a la Presidencia por las razones antes anotadas.

Hemos escrito en anterior oportunidad lo que sigue y que la prensa llamada peruana escamotea.

“No es ambigua nuestra actual Constitución Política, cuando quiere jurídica y genuinamente de corazón que quien aspira a la presidencia debe ser peruano de nacimiento. Todas las anteriores habían previsto lo mismo. A los ingleses, por ejemplo, no se les ocurriría legislar en este delicado tema para otros; tener un candidato japonés y ocluyendo la nariz, por su fetidez, elegirlo.

Busca el numeral 110° de la Carta Magna, para el momento de su elección, o sea, desde el primer instante que es candidato, un individuo, no dividido (Alfredo Adler), completo, ojalá puro, y no partido por la mitad e impuro cuando pretende ser leal a dos países antinómicos en todo; un peruano de nacionalidad peruana únicamente, a eso apunta el sustantivo en singular, y no de dos o más nacionalidades, como el caso del tachado PPK y del otro inefable, Alberto Fujimori, hoy encarcelado por sus fechorías, que escondió su doble nacionalidad cuando fue candidato y luego elegido. Se prefirió al impostor y no a Mario Vargas Llosa, hoy Premio Nobel.

Desbarra por su ignorancia jurídica Pedro Pablo Kuczynski cuando asevera sin pudor: “siempre he pensado que la presidencia de la República es incompatible con otro pasaporte”(sic). Todos los atraillados medios de prensa han dado cuenta de esta infeliz frase, sin rechistar su antijuridicidad, pues excluye su actual candidatura, desde cuyo momento una sola nacionalidad, la peruana, es un imperativo categórico, moral e incuestionablemente constitucional.

3. Celo y rigor jurídico-constitucional.- Señala el citado artículo 110°:

“Para ser elegido Presidente de la República se requiere ser peruano por nacimiento”, tener más de treinta y cinco años al momento de la postulación y gozar del derecho de sufragio (También al momento de postular, cuando se es candidato)”.

Si el ilegítimo y lenguaraz candidato como PPK resulta elegido “es el Jefe del Estado y personifica a la Nación” peruana.

Siendo así podríamos tener el caso que un también “norteamericano” será el Presidente del Perú y personificará a la nación peruana. No creo que los ingleses aceptarían ser personificados o representados por un japonés, a quien después tengan que encarcelar.

Al tal PPK hay que espetarle este rigor constitucional: ¡La presidencia de la República es incompatible con otra nacionalidad yuxtapuesta a la peruana, tal como la candidatura misma!

4. Peruano con cabeza, tronco y extremidades peruanos.- Cuando el cuerpo normativo constitucional emplea el gentilicio peruano, no se está refiriendo a un ente híbrido y abstracto, sino a un individuo con cabeza de contenido neuronal y psíquico peruanos; con un tronco que albergue un corazón con sangre de la misma nacionalidad; y con extremidades cortas para no fugar de la justicia peruana y guarecerse en la nacionalidad de repuesto, tal como hizo el “Chino”, que nos costó dios y su ayuda traerlo extraditado desde Chile, para todavía financiarle su cárcel dorada y ser vilmente amenazados con “Keiko a la Presidencia”, casada con otro anodino norteamericano.

Un candidato a que se refiere la Constitución del país debe contener todos los atributos de la personalidad peruana; cuerpo y alma peruanos. Al genotipo con todas sus anomalías cromosomáticas, fenotipo o solo soma visible, que sí tendría aparentemente Kuczynski, hay que añadirle algo más: la mente o psique formada en todo el entorno social: desde que nació hasta que apenas devino candidato, pues la previsión jurídica engloba a la peruanidad desde el nacimiento hasta que el Jurado Nacional de Elecciones la verifique, resolviendo la tacha interpuesta. Hardware y software, como el genio y figura, hasta la sepultura.

Bajo estas premisas, PPK no es el peruano de nacimiento a que la Constitución apunta. Cuando ésta refiere al peruano en el momento de su postulación a presidente, es decir, desde el hecho involuntario de su nacimiento, quiere abarcar al peruano de toda la vida, en su ideación, palabra, estancia, afectos y múltiples hechos, incluido su patrimonio, empleo e industria dentro del país.

5. PPK altamente reprobado o jalado.- Con este examen PPK, peruano y norteamericano a la vez, sale desaprobado. No debe considerársele peruano de nacimiento hasta el instante de su candidatura presidenciable y de la tacha por resolver. ¿Cómo resolvería, siendo Presidente, un conflicto de intereses entre Estados Unidos y Perú al contratar, si a ambos ha jurado lealtad?.

Un hijo de polaco y madre francesa, con sus estudios secundarios en Inglaterra, con puesto de bancario por muchos años en Estados Unidos; con funciones gerenciales breves en el Banco Central de Reserva del Perú para autorizar venta de dólares cuando el Gobierno del entonces lo había prohibido y por infringir esa norma huir del país clandestinamente al Ecuador, junto con Carlos Rodríguez Pastor que tiempo después compró misteriosamente el Banco Internacional del Perú; regalando aeropuertos como el Jorge Chávez cuando era accionista de COSAPI en el malhadado contrato de concesión con Lima Airport Partners (LAP); cuando entre gallos y medianoche, a favor de intereses chilenos, logró torcer la bondad original del contrato del gas de Camisea al alimón con Alejandro Toledo; y cuando paga anteladamente la deuda peruana por Un mil quinientos millones de dólares USA por pura corrupta comisión, etc., ¿cuáles son los diplomas o rasgos bio-psico-sociales (que incluye a los morales y espirituales) para considerarse peruano, desde su nacimiento hasta hoy que es candidato a la presidencia, después de 72 años que no bebió savia peruana, salvo para coimear como lobista?. ¿Conoce amigo lector alguna empresa de PPK? La respuesta y el voto del próximo abril son suyos.

6. ¿Cómo resolverá la tacha el JNE?.- Así como a Alex Kouri Bumachar se le extirpó de la carrera municipal, toca al mencionado ente electoral declarar fundada esta tacha contra PPK. Que la doctora Greta Minaya Calle haga escuchar su voz agigantándose, en defensa de la peruanidad.

Que alguna vez Hugo Sivina Hurtado, esposo de una alumna mía, y actual Presidente del JNE, intuya el telos del mandato constitucional que encumbra como Presidente a quien es realmente peruano de nacimiento, desde que nació hasta el día de su candidatura sin abjurar del Perú.

PPK es un peruano bamba, que juró defender la Constitución y leyes de Estados Unidos de Norte América, abjurando (rechazando, negando) al propio tiempo de toda lealtad al Perú. Indignante, pero cierto”.

Pedro Pablo Kuczynski es ¡peruano de nacimiento para otros fines, pero no para ser Presidente!.

7. Juramento que prestó PPK a EE UU.- Confío que a todo peruano bien nacido se le escarapele el cuerpo al leer el texto del juramento que hizo este candidato presidencial para devenir gringo:

“Declaro…en juramento: que renuncio absoluta y enteramente y abjuro de toda lealtad y fidelidad a cualquier Estado (del Perú) o soberanía de la cual yo haya sido ciudadano hasta ahora ; que apoyaré y defenderé la Constitución y las leyes de los Estados Unidos de Norte América contra todos sus enemigos, los extranjeros y los nacionales”.

¡Qué espera el gringo PPK para renunciar a su candidatura, ahora que le hago recordar cómo se hipotecó a EEUU, abjurando del Perú donde se hinchó millonariamente como lobista!

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.