por Guillermo Olivera Díaz; [email protected]

4-3-2011

1. La estructura moral y valorativa de estos Fujimori, si tienen alguna, es anética. Adelante, el corrupto y confeso Alberto Kenya, con nivel de escurridizo gangster internacional, padre de dos hijos suyos, personajes anodinos: Keiko Sofía y Kenyi Gerardo, sendos candidatos a tan altas magistraturas; y de colofón el sombrío tío Santiago, dizque abogado, que se sabe nunca defendió un juicio exitosamente y que conoció el Palacio de Justicia como procesado, pero quiere seguir siendo congresista y “mejorar” el intrincado quehacer judicial.

La condena pública televisada de Alberto Kenya a 25 años de carcelería y ejemplarizadora ante el mundo por crímenes de lesa humanidad; el propio encarcelamiento con su añadido cáncer lingual como natural castigo, con 4 intervenciones quirúrgicas en neoplásicas; y su caída estrepitosa del pináculo de Presidente del país al merecido nadir de un vulgar delincuente, jefe de otros, lo cual ha aceptado al acogerse a la “confesión sincera” y la “conclusión anticipada” de su juicio oral para no dañar electoralmente a su heredera Keiko, nada de esto inenarrable y mucho más les ha servido para regenerarse, gozar del remordimiento con arrepentimiento, y no pretender candidatura alguna. ¡Al contrario, todavía les queda fuerza para sonreír sardónicamente!.

Como si sus vidas no conocieran la mancha moral, los 04 impúdicamente aspiran al poder. El padre ALBERTO KENYA está aceptado anticipadamente como “asesor de lujo” desde la cárcel de la supuesta hija Presidente; KEIKO SOFIA, en el colmo de la desmesura de su cieno moral busca presidir a los 30 millones de peruanos, me incluye, aunque debe saber que no la reconoceré jamás: por vacua, sin cacumen y carente de perfil de estadista. KENYI GERARDO, cuyo larvado sesgo de zoofilia –erotismo con animales- puede ser visto en www.youtube.com, es el más infeliz de ellos: estudió en el extranjero como su hermana Keiko con plata mal habida, nunca trabajó para que supiera qué es sudarla, carece de merecimiento alguno para ocupar el Puesto N° 03 en una lista congresal de 36 candidatos, por sobre la creída Martha Hildebrandt que como regalo de cumpleaños Keiko le impuso el 04 en su gastado pecho y, en fin, carece de neuronas para escribir un proyecto de ley. Sin embargo, es seguro congresista y el sueldo lo pagaremos los contribuyentes. Del tío SANTIAGO, estamos a tiempo de leerle algo si se atreve a escribirlo. Pese a su profesión de abogado es incapaz de producir un discurso de poder suasorio. ¿Tío y sobrino congresistas a sueldo?

2. Candidatura Keiko con doble torcedura moral.- A estos Fujimori la Ley de Partidos Políticos, N° 28094 les resbala. El concepto moderno que ésta trae sobre democracia interna no es su fuerte; que los candidatos a la presidencia, vicepresidencias y al congreso tengan que provenir de elecciones internas es algo que ni les va ni les viene. Les sobra tener el apellido para ser tales.

La selección entre muchos les apesta. Basta la decisión de Alberto Kenya. En efecto, cuando éste tomaba el avión el 22-09-2007 para ser remitido al Perú, extraditado, aseguró al periodista chileno que lo interrogó que si no es él, alguien de los suyos postulará a la presidencia del Perú el 2011. ¡Es de palabra, lo ha cumplido!

Fue en la misma ocasión que dijo de Alan García: “ha evolucionado”; ergo, la raíz de lo que vino después proviene desde Chile, del magín tenebroso del entonces encarcelado sin remordimiento alguno. En consonancia, los congresistas fujimoristas siempre integraron la Junta Directiva del Congreso y Cecilia Chacón con Carlos Raffo nunca fueron desaforados, pese al reiterado pedido de la Corte Suprema de Justicia. El poder nefasto congresal impera sin remilgos.

Por lo tanto, Keiko Sofía es candidata, sin elección alguna, desde aquella mañana del lejano 22 de setiembre 2007; recuérdese que el avión con Fujimori preso aterrizó a la 1 y 20 de la tarde en Tacna y a las 4.40 pm del mismo día en la Base Aérea de Las Palmas, acto seguido fue llevado a su actual cárcel dorada, hecha especialmente por su consocio Alan García.

El 10-12-2007 fue el inicio del juicio oral contra él y al año siguiente ya teníamos las pintas de “KEIKO 2011” inundando los cerros que circundan las pocas carreteras asfaltadas del país, las paredes de las casas privadas y las enormes piedras que yacen en el cauce de los ríos, con el beneplácito de la “predestinada”. ¿Y la costosa logística para ello?

Lo ilícito, la torcedura moral, para hija y padre es algo normal, un hecho negativo que no sufre el natural rechazo de su fuero interno. La idiosincrasia Fujimori con su cieno y solipsismo es un tema que la prensa encubre. ¿Por dinero?.

3. Candidatos bastardos: tío y sobrino provienen del condenado.- Ahora sabemos que el tío Santiago, ese que jamás rechistó cuando su hermano cogobernaba ilícitamente con Montesinos y se apartó silente del gobierno del entonces, actual congresista pareciera en la sombra, postula con el N° 01 en la lista partidaria de Lima Provincias de 04 candidatos y que su sobrino Kenyi es el N° 03 de 36 en Lima Metropolitana. ¿Quién estableció esta utilitaria prelación? Por supuesto, el delincuente inmoral que conocemos, en coyunda con su hijita del mismo jaez.

Me quedé pasmado cuando Keiko Sofía, mucho antes de la fecha de las llamadas “elecciones internas” de Fuerza 2011, anunció al país sin rubor alguno que su hermano Kenyi postularía al Congreso con el N° 03. Fue el mismo día de cumpleaños de Martha Hildebrandt Pérez Treviño, a quien le impuso en su flácido pecho el N° 04 de postulación.

¡El bradipsíquico y oscuro personaje Kenyi Fujimori Higuchi antes que muchos: que la reputada intelectual y soberbia Martha y mucho antes que Fernan Altuve Febres y la propia gonfalonera Martha Chávez Cossío, otrora Presidente del Congreso de la República!. ¿Acaso la dignidad debe guarecerse entre las piernas en búsqueda del poder?