por Guillermo Olivera Díaz; [email protected]

17-9-2011

Un pacto encubierto hizo votar a los congresistas fujimoristas en coyunda con la bancada aprista durante 5 años, 2006-2011, hasta para excluir de la investigación al sinuoso ex alcalde capitalino Luis Castañeda Lossio, -sin talla para Presidente-, por el Caso Comunicore, que una Sala Penal Superior ha corregido y será procesado por diversos y graves delitos de función.

El desiderátum era suavizar la carcelería del preso de la DIROES y al final excarcelarlo vía un derecho de gracia o un indulto humanitario por enfermedades terminales inexistentes. Recuérdese que el propio Fujimori negó públicamente que tuviera un cáncer terminal.

Incumplido tal peludo y crematístico acuerdo, todos los actuales congresistas que jefaturan Keiko y su padre Alberto han votado porque se investigue a Alan García Pérez, contra quien el Congreso de la República decidirá que le abran proceso penal -se lo merece-, y que por fin terminen sus huesos largos en una cárcel común. El lavado de activos millonario sería uno de los ilícitos cometidos con una retahíla de copartícipes.

Sobre este golpe de timón congresal, que se cumple como un prosaico “ajuste de cuentas” desde el encierro y también por celular, que ni los bloqueadores impiden, ha escrito Herbert Mujica Rojas, con acierto, lo que sigue.

“La conciencia limpia de Alan García

http://www.voltairenet.org/La-conci...

Sorprende la abrumadora cantidad de votos, 110, que fleta la comisión congresal a cargo de investigar la gestión del señor Alan García Pérez entre el 2006 y 2011. Ni los fujimoristas declinaron su participación, acaso resentidos por la simple razón que no cumplió el ex presidente con ellos en cuanto a la excarcelación de Fujimori. Las dos abstenciones son irrelevantes. Pero este tema tendrá que verse con sumo cuidado o le estarán haciendo un enorme favor a quien carece de escrúpulos y tiene olfato animal para aprovechar las torpezas ajenas………

Los vientos de fronda deben aterrizar en cambios notables y radicales. De otro modo los funerales asoman las orejas y el enterrador, qué duda cabe, tiene nombre y apellido: Alan García Pérez y su conciencia limpia”.

Yo también hice denuncia pública de lo que pudo venir y por precio. Y como el indulto no llegó los fujimoristas de hoy enciman a García con sus 37 votos en el Congreso y apoyan que sea investigado. He aquí mis premonitorias palabras escritas meses atrás.

“Diez millones rondan indulto a Fujimori

http://www.voltairenet.org/Diez-mil...

El indulto no se concede, ni debate De Oficio, a iniciativa del Presidente de la República; no es un secreto de Estado que guarden celosamente un presidente saliente y otro entrante, quienes se reúnen con sospechosa antelación a tratarlo sin que haya un trámite documentado iniciado por el interesado o el Ministerio de Justicia. No hay acta de lo tratado pero sí el hecho.

Véase el Decreto Supremo N° 001-2010-JUS, del 21-01-2010, que aprueban y firman el Presidente Alan García Pérez y el Ministro Aurelio Pastor Valdivieso, que suprimió el procedimiento administrativo para el otorgamiento del indulto. ¡Tan temprano como enero del año 2010!

Todo parece indicar que Ollanta Humala ha caído en una invisible trampa de varias ojivas:

a) no levantar olas si el saliente lo otorga a días vista; b) lo conceda apenas llegado al dislocado gobierno con prioridad A1 antes negada; c) que preste su aquiescencia sepulcral desde ya a despecho de circunstantes y audios palaciegos; y d) que no sepa, huela o atisbe que dinero venido de Tokio ronda en el aquelarre, cuya mágica cifra se rumorea en diez millones de dólares.

¿Indulto para procesado?.- La propia Ministro de Justicia ha confesado que no existe un trámite de indulto del penado Alberto Fujimori Fujimori. Tampoco podría haber para que se perdonen las penas que no constan en sentencia firme o de última instancia judicial.

Quien no ha sido condenado final tiene la calidad de procesado, sin posibilidad legal de ser indultado. No es penado definitivo aún. Fujimori tiene varios procesos en esa condición.

En consecuencia, dos presidentes no pueden ni deben parar mientes anticipadas acerca del “indulto” a un procesado, cuya situación jurídica no la ha establecido el Poder Judicial.

¡Infidencia por dónde!.- Omar Chehade, vicepresidente electo, ha dicho con impropiedad que sería infidencia revelar lo tratado acerca del indulto a Fujimori.

Habrá que decirle sin sordina que el país es el mandante y los presidentes los mandatarios que dependen del primero. Ergo, cuidarle las espaldas a don Alan García no es a riesgo de responsabilidad por infidencia, sino por otra larvada motivación.

Cuando peroran dos presidentes sobre el indulto a un condenado a medias, sin expediente a la vista, sin acta de lo que tratan y sin revelar lo tratado lo hacen sin transparencia, con deshonestidad y le están sacando la vuelta a su mandante. Están a tiempo de corregirse”. Lima, 19 de junio del 2011.

Hoy añado: ¡Así se pergeñan ajustes de cuentas en el mundo de la llamada política con supuesta democracia, cuando el poder cambia de manos, de una sucia y delictiva a la otra igual!

¡Ay de esta aviesa política, cuyos motivos y fines de congresistas son nefandos, hasta cuando se debe investigar la conciencia impura de Alan García, cuya defensa penal abandoné, el año 1992, por incumplimiento suyo del pago de mis honorarios!

Documentos adjuntos