“Ellos nos quieren matar a todos nosotros, así que debemos utilizar todos los medios para matarlos primero”. Los precandidatos republicanos de EE.UU pretenden atacar a cualquier país vinculado, en su opinión, con el terrorismo, incluyendo, por ejemplo, a Venezuela y México.

En el reciente debate de los aspirantes a la silla presidencial, se mencionaron más de 40 veces las palabras "terror" o "terrorismo" con el fin de demonizar a los regímenes contrarios a la posición de Washington y descalificar a sus opositores.

JPEG - 33.8 KB

¿Llegan los terroristas desde México?

La frontera con México no deja de preocupar a los políticos como una fuente de amenazas para la seguridad estadounidense. El director ejecutivo de cadenas de pizzas y ahora precandidato a la presidecia Herman Cain aseguró que “los terroristas entran a este país desde México”.

Lo apoyó el gobernador texano, Rick Perry, declarando que "la seguridad fronteriza entre Estados Unidos y México es de capital importancia para todo el hemisferio occidental". La sentencia de este político en referencia a que “Hamas y Hezbollah están trabajando en México para venir a Estados Unidos”, hace que este país tenga la imagen de ser un nido de supuestos terroristas.

Consiguientemente opina que sería necesario militarizar la frontera con aviación y reforzar el armamento en el terreno. Prosiguió asegurando que si lo elegían presidente “en los primeros 12 meses esa frontera se cerrará”.

Amistad entre Venezuela e Irán: la viga en los ojos de EE. UU.

Asimismo Rick Perry se lanzó contra Venezuela, al apuntar que “Hugo Chávez e Irán tienen una amplia relación”.

Las dos naciones, que se presentan en el escenario mundial como opuestos al imperialismo de los Estados Unidos, sí tienen varias iniciativas en común.

El tema del petróleo representa uno de los principales aspectos en la colaboración de estos dos países. Venezuela e Irán, como miembros influyentes de la OPEP, son responsables de un modo significativo del alza de los precios del crudo, lo que no corresponde a los intereses de EE. UU., que sigue siendo uno de los mayores importadores de crudo del mundo.

América Latina, ¿controlada totalmente por EE. UU?

Los republicanos expresaron su preocupación por las influencias externas sobre América Latina en general. El ex senador Rick Santorum indicó que una de las principales amenazas es la difusión del socialismo en América Latina. “Estoy muy preocupado por los socialistas militantes y los islamistas radicales juntándose en esa región” .

Como consecuencia de una fusión tan inquietante, el gobernador texano, Rick Perry, declaró que “es tiempo para una Doctrina Monroe del siglo XXI, la interpusimos en la década de 1820 y de nuevo la usamos en la de 1960 al respecto de la Unión Soviética. Ahora vemos como otros países empiezan a infiltrarse”. Es decir que Estados Unidos no está dispuesto a tolerar la influencia de ningún otro país sobre el continente americano.

El republicano Cain se apunta al bombardeo de Irán "si Israel tiene un plan creíble"

Herman Cain, el aspirante a la candidatura presidencial del Partido Republicano, ha confesado que apoyaría un ataque militar israelí contra instalaciones nucleares de Irán en caso de que Tel Aviv tenga un "plan creíble".

Tras unas semanas complicadas en las que ha tenido que lidiar con acusaciones de abuso sexual y meteduras de pata en cuestiones de política exterior, el empresario estadounidense expresó su respaldo a Israel como aliado en el caso de que tenga un plan seguro y preciso para bombardear Irán.

“Primero me aseguraría de que Israel tiene un plan creíble y detallado que lleve al éxito [...]. Si Israel tuviera un proyecto así, lo apoyaría”, ha declarado Cain en el marco del undécimo debate celebrado en Washington, que abarcó una amplia gama de asuntos, desde la amenaza nuclear de Irán y la ley antiterrorista hasta la política sobre inmigrantes que viven sin autorización legal en el país.

La semana pasada otro candidato a la Presidencia de EE. UU., Rick Santorum, dio a entender que, caso de ser elegido, haría todo lo posible para no permitir el avance del programa nuclear de Irán. Para lograr este objetivo, Santorum considera que los asesinatos de los científicos nucleares rusos e iraníes estarían justificados.

La alarma mundial en torno a un posible ataque militar contra Irán empezó a extenderse tras la publicación del informe del Organismo Internacional de la Energía Atómica, cuando varios representantes de EE. UU., Reino Unido y especialmente de Israel anunciaron la posibilidad de emprender una operación con el fin de detener las investigaciones de Irán en la esfera nuclear. Teherán, por su parte, sigue rechazando todas las acusaciones y declara que necesita este programa nuclear para satisfacer la demanda interna de energía eléctrica.

Rusia, a su vez, considera el endurecimiento de las sanciones unilaterales de EE. UU. contra Irán como una medida inaceptable y contraria a derecho internacional.

Fuente: RT, 29.11.2011.