• Mientras la web francófona dedica amplio espacio a nuestras informaciones y análisis, Edith Bouvier, del diario francés Le Figaro, confirma el contenido del reportaje publicado en el cotidiano español ABC por el fotógrafo Daniel Iriarte: hay libios en el Ejército Sirio Libre. Edith Bouvier trata, sin embargo, de restar importancia al papel y la envergadura de estos personajes y de escamotear sus verdaderas responsabilidades. Por ejemplo, Abdelhakim Belhaj, jefe histórico de Al-Qaeda (fue el tercer cuadro en importancia de esa organización) es calificado simplemente de «ex yihadista».

• Los diarios canadienses se concentran en las declaraciones del ministro de Relaciones Exteriores de Canadá, John Baird, quien anunció la adopción de nuevas sanciones contra Siria. Lo que no dice ningún medio de la prensa canadiense es que entre las 81 entidades y personalidades afectadas por esas sanciones se encuentra Cham Press TV. Los países occidentales, que gustan de presentarse como grandes defensores de la libertad de prensa, se han acostumbrado sin embargo a censurar a los medios de prensa de sus adversarios, como ya ha venido sucediendo con el canal de televisión Al-Manar (desde la agresión israelí contra el Líbano), con la televisión libia durante la guerra contra Libia y con el canal privado de televisión sirio Ad-Dounia desde el comienzo de los incidentes en Siria.

• Reuters observa que las sanciones internacionales obligan a la empresa petrolera rusa Tatneft a suspender sus actividades en Siria.

Documentos adjuntos


(PDF - 5.9 MB)