por Guillermo Olivera Díaz; [email protected]

29-12-2011

Con el ex policía y ahora alcalde provincial cajamarquino han surgido impostores a granel. Si vieran cómo se acomodaba, tan igual a los demás, cuando sabía que las cámaras de televisión lo enfocaban. Pareciera que a su edad quería ser bienquisto e intuía que lo verían a nivel nacional.

Mientras el Alcalde Provincial de Celendín, Mauro Siles Arteaga García, lugar aquél donde está situado el codiciado proyecto minero Conga, no concurrió a Lima el 27-1-2011 a la convocatoria, con agenda impuesta y acta previamente redactada, del Presidente del Consejo de Ministros, Oscar Valdés Dancuart, militar en retiro pero de poder ultramontano: ¿Qué hacía allí el Alcalde de otra provincia, Coronel PNP ® Ramiro Alejandro Bardales Vigo, violando la autonomía municipal shilica y sin que tuviera competencia regional?

¿Es que el Alcalde de una provincia "dialoga", hace discurso y firma un acta sin que en su texto haya una palabra de su autoría sobre los destinos de otra sin que ésta se lo pida por escrito, ni verbalmente?

Entonces, que el Alcalde de mi provincia de Santa Cruz asista a dialogar qué hacer por la suerte de la provincia de Chota y viceversa. O que el alcalde cruceño se presente a la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) y compre el kit necesario para la vacancia o revocatoria del intruso alcalde provincial de marras.

También ví a un rondero de la provincia de Cajamarca chapoteando las palabras para ordenar su discurso televisado; pero no ví a sus colegas ronderos de Celendín si acaso fueron convocados. ¡Qué tal selección de "dialogantes" que hacen uso de la palabra con libertad, pero que firman un acta ya redactada con antelación e impresa en papel bond A4 de 80 gramos con membrete oficial! ¡Cuánta donosura e incompetencias en el ejercicio del poder nacional, regional, provincial y distrital!

Imposturas a granel y felones en tropel por lonjas o migajas. ¿Quién a escondidas las reparte y financia a cuenta de utilidades astronómicas en prognosis de la exportación del oro que se extraiga del lecho de las 4 lagunas o más de Conga, en Celendín, condenadas a desaparecer, y cerros de pastoreo aledaños, para enriquecer a unos pocos avivatos que residen en Lima y cuyos hijos y nietos pueblan costosas universidades extranjeras?