Según el ministro iraní de Ciencia y Técnica, Kamran Daneshjo, numerosos estudiantes universitarios iraníes han pedido un cambio de carrera en respuesta al asesinato del científico Ahmadi Roshan.

El científico iraní Mostafa Ahmadi Roshan, de 32 años, murió en Teherán el 11 de enero de 2012 a causa de la explosión de una bomba magnética adherida al auto en el que viajaba en compañía de otras 2 personas.

Roshan trabajaba en el programa iraní de enriquecimiento de uranio desarrollado en la instalación de Natanz. Había hecho sus estudios en la universidad Sharif, de Teherán, la universidad científica más prestigiosa del país. Otros 3 científicos iraníes, 2 de ellos vinculados al programa nuclear iraní, han sido asesinados desde enero de 2010.

El actual jefe de la Organización Iraní de la Energía Atómica, Fereydun Abbasi, fue también objeto en 2010 de un atentado similar, al que logró escapar con vida.

Una investigación del Sunday Times reveló este domingo que agentes del Mossad fueron los autores del atentado contra el científico iraní. Hasta este momento, más de 300 estudiantes de la universidad Sharif y unos mil estudiantes de todo el país se han propuesto para cambiar el perfil de sus estudios y comenzar a estudiar física nuclear e ingeniería nuclear.