• En el diario francés Le Figaro, Georges Malbrunot afirma que oficiales de la Guardia Republicana siria están pasando cursos de formación en Teherán. El autor desmiente así sus propias acusaciones anteriores, que aseguraban que los Guardianes de la Revolución iraníes estaban reprimiendo a los manifestantes en Siria.

• El Financial Times Deutchland estima que los acontecimientos en Siria provocaron un 2% de recesión en 2011. El Wall Street Journal investigó sobre la manera como Rusia e Irán permiten a Siria sortear el embargo unilateral sobre petróleo y armas que han decretado la Unión Europea y Estados Unidos. Según el Daily Star de Beirut, la libra siria se ha devaluado considerablemente. Antes de los incidentes, un dólar costaba 47 libras sirias y ahora el cambio ha subido a 60 libras sirias por un dólar en algunos bancos sirios y hasta 71 libras sirias en los bancos extranjeros.

L’Orient-Le Jour reporta que la situación prevaleciente en Siria ha interrumpido el crecimiento económico del Líbano. Este último país había registrado un crecimiento medio del 8,3% durante los últimos 4 años, antes de caer al 1,6% en 2011.

• El diario suizo Le Temps publica una entrevista concedida por un ex miembro de la misión de observadores de la Liga Árabe, Anuar Malek, quien dice haber sido testigo ocular de crímenes cometidos por el gobierno de al-Assad. Es sorprendente la publicación de esta entrevista ahora que, después de un primer momento de entusiasmo, la propia prensa atlantista pasó a considerar al señor Malek como un personaje sospechoso.

• En The National, de los Emiratos Árabes Unidos, Michael Young recuerda que existen 3 precedentes en materia de intervenciones militares árabes en otro Estado árabe: el fin de la guerra civil en Líbano, la operación Tormenta del Desierto y la reciente guerra contra Libia. Su conclusión es que, al no existir un amplio consenso en ese sentido, ese tipo de operaciones exacerba las tensiones regionales, en vez de resolverlas.

titre documents joints


(PDF - 5.3 MB)