• El ejército sirio recuperó durante la noche la localidad de Zabadani. La Deutsche Press Agentur afirma que el ejército nacional sirio contó para ello con combatientes del Hezbollah libanés llegados como refuerzo. Afirmación que desmiente el diario As Safir al reportar que el ejército sirio puso a prueba una nueva táctica: abandonar la localidad durante el día para rodear en ella a los grupos armados. Los militares sirios esperaron la caída de la noche, para garantizar que los civiles estuviesen protegidos, antes de lanzar una ofensiva y recuperar el control de la localidad. El método resulta eficaz ya que las bandas armadas carecen de apoyo entre la población.

• El diario Los Angeles Times se niega a reconocer el respaldo de Rusia a Siria. Su corresponsal en Moscú interpreta esta política rusa como un simple reflejo antioccidental de Vladimir Putin.

• A raíz de los atentados suicidas que han enlutado Damasco, la embajada de Estados Unidos quiere que las autoridades municipales cierren a la circulación la populosa calle donde se encuentra esa sede diplomática. Solicitud rechazada por las autoridades sirias, que estiman que los atentados de Al-Qaeda son perpetrados por encargo de los países occidentales y que, por lo tanto, los representantes de Estados Unidos son los únicos que no tienen nada que temer. El Washington Post lamenta que el personal estadounidense pueda hallarse en peligro y que ello haga necesario un cierre de dicha representación diplomática.

• Kamal al-Labwani, opositor beneficiado con la amnistía de noviembre, participó en una manifestación contra al-Assad en Amman, la capital jordana. En entrevista concedida a la Associated Press y a la publicación Moustaqbal, llamó a las autoridades religiosas a no temer una revolución sunnita y afirmó que un nuevo régimen sirio sería de carácter secular y reconocería los derechos de todas las confesiones.

• En Qatar, el diario Al-Watan revela que el emir Hamad pidió a la Organización de la Conferencia Islámica que su secretario general, el turco Ekmeleddin Ihsanoglu, exhorte a la Liga Árabe a poner el caso sirio en manos del Consejo de Seguridad de la ONU si prosigue la represión. Al igual que el Consejo de Cooperación del Golfo y la Liga Árabe, la Organización de la Conferencia Islámica se pronunció en 2011 a favor de la guerra contra Libia.

Documentos adjuntos


(PDF - 5.2 MB)