• En su exilio parisino, Abdel Halim Khaddam, concede una entrevista al diario francés Le Figaro. Acusa al presidente al-Assad de querer desmantelar Siria para replegarse hacia un Estado alauita.
La entrevistadora Isabelle Lasserre no se molesta en cuestionar qué razón pudiera llevar al presidente al-Assad a alinearse así precisamente junto al plan de rediseño del Medio Oriente ampliado de los neoconservadores.

• En el Corriere della Sera, Lorenzo Cremonesi insinúa que las autoridades sirias pudieran ser responsables del asesinato del padre Basilius Nassar. El maquiavélico plan de los sirios sería garantizar el apoyo de la minoría cristiana haciéndole creer que existe un peligro islamista.

• En el Reino Unido, el Daily Telegraph reporta un encuentro con Omar Bakri Mohammed en su exilio libanés. Considerado por la opinión pública británica como el inspirador de los atentados de Londres, en julio de 2007, este personaje declara firmemente que los «hermanos de Al-Qaeda» están dispuestos a incrementar los atentados suicidas en Siria en cuanto así lo solicite la oposición.

• De regreso de un viaje de 11 días por el Medio Oriente, el senador estadounidense John Kerry responde a las preguntas de Foreign Policy. Según Kerry, Siria está al borde de la guerra civil. Aunque no mencionó ninguna acción de Estados Unidos, indicó que Washington sigue de cerca los esfuerzos de la Liga Árabe y del Consejo de Cooperación del Golfo.

L’Orient-Le Jour aplaude la publicación de una carta abierta del Consejo Nacional Sirio sobre las relaciones del futuro gobierno (si el CNS lograra llegar al poder) con el Líbano. El texto del CNS –que aprueba los términos Sykes-Picot sobre la partición de la región, el acuerdo saudita de Taif y los reclamos israelíes sobre Shebaa– satisface plenamente a los políticos de la Coalición 14 de Marzo. Sin embargo, deplora el diario libanés, ese documento histórico –cuyo contenido reproduce íntegramente– no pasa de ser un proyecto que no cuenta aún con el aval del CNS.

L’Orient-Le Jour revela también que la presidencia de la Liga Árabe, o sea Qatar, se puso en contacto con el egipcio Mohammed el-Baradei para nombrarlo enviado especial de la Liga Árabe en Siria. Esta información fue posteriormente desmentida.

Documentos adjuntos


(PDF - 3.8 MB)