• Marie Jego explica en el diario francés Le Monde que Rusia apoya a Siria porque desprecia la vida humana y que Vladimir Putin es un hijo paranoico de la guerra fría.

• Mani, el enviado especial de Le Monde en Homs, relata que «la horrible masacre» es resultado de un bombardeo de las fuerzas leales al gobierno contra el barrio de Khaldiye. Sin embargo, no tiene reparos en contradecirse al reconocer que los puntos de control que resguardan el barrio que él mismo designa como blanco del bombardeo son de… las fuerzas leales al gobierno.

• En Le Figaro, Georges Malbrunot se refiere al 30º aniversario de la masacre de Hama (1982). A diferencia de sus colegas, Malbrunot sí describe el contexto de aquel hecho, pero se abstiene de mencionar que él mismo se hallaba entonces en esa ciudad como agente de enlace de los servicios secretos militares de Francia en las tropas paracaidistas.

• En Bremen, los Verdes alemanes emprenden una campaña destinada a recoger fondos para los «revolucionarios» sirios, bajo el lema «Adopte una revolución», según informa el Tageszeitung.

• En el Corriere della Sera, el periodista y también colaborador de la CIA Guido Olimpio compara la anunciada visita de Serguei Lavrov a Damasco con la de Evgueni Primakov al Bagdad de Sadam Husein, en 1991. En aquel entonces, el enviado ruso insufló confianza al líder iraquí, facilitando así la intervención militar internacional.

• En Il Giornale, la vicepresidenta de la Cámara de Diputados de Italia e importante figura del lobby proisraelí en Europa, Fiamma Nirenstein, expresa su inquietud ante el hecho que la creciente influencia de la Hermandad Musulmana sea visto como algo normal.

• En el diario español ABC, Daniel Iriarte se interroga sobre el misterio de Asma al-Assad. ¿La primera dama, que tan buena impresión dejó en Europa, es cómplice de su tiránico marido o más bien su prisionera?

• El Sunday Telegraph afirma que Siria liberó al cerebro de los atentados perpetrados en Londres el 7 de julio de 2005. Mustafa Setmarian Nassar, de origen sirio, es supuestamente uno de los compañeros de Osama Ben Laden. Ha sido acusado de complicidad en los casos de los atentados perpetrados en Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001, de los atentados de 2004 en Madrid y los de 2005 en Londres. Después de ser secuestrado por Estados Unidos, estuvo retenido en Guantánamo o en la isla Diego García y posteriormente extraditado a Siria –lo cual nunca ha podido ser confirmado.

• El diario Times of India indica que Nueva Delhi ha retirado su apoyo a Siria por considerar ficticia la teoría de la subversión orquestada por grupos infiltrados desde el exterior.

Documentos adjuntos


(PDF - 12 MB)