por Guillermo Olivera Díaz; [email protected]

5-3-2012

Doblemente requerido por el Servicio de Administración Tributaria (SAT), de la Municipalidad de Lima, confirmo mi domicilio fiscal actual: Avenida San Luis N° 2147-402, San Borja, Lima, Perú, South América, que es un inmueble de mi propiedad desde el año 1998, sin solución de continuidad en el dominio.

Me alarma que el SAT en su doble y extenso Requerimiento N° 218-078-00121522 y 218-078-00121523, ambos del mismo día 18-02-2012 (de casi 1000 palabras), que suscribe el Jefe de División Wilfredo Jhon Calderón Valenzuela (Gerencia de Gestión de Cobranza), afirme que "SE HAN LLEVADO A CABO DILIGENCIAS DE NOTIFICACIÓN EN EL MISMO (DOMICILIO) SIN RESULTADO EFECTIVO". ¡Todos me ubican: SUNAT, SEDAPAL, MOVISTAR, etc., menos SAT!

Esto me alarma o asombra sobremanera, pues todos los años el mismo SAT me envía la cuponera del Impuesto Vehicular, por mi Camioneta SUBARU, Placa LGX-647, cuyos pagos cumplo religiosamente.

La del año 2012 ya la recibí y oportunamente pagué la primera cuota del año por S/. 208.85 nuevos soles. Vencía el 29 de febrero último.

Los años anteriores también las he recibido y no les debo nada por dicho impuesto. ¿Qué hago en la lista de los morosos y en la Gerencia municipal que me escribe?.

Inclusive pedí la NULIDAD, por escrito, con el señalamiento del mismo domicilio, de una papeleta fantasma, que hasta ahora no sé dónde me la impusieron y por qué, por la que el SAT me persigue hace un buen tiempo, como un supuesto mal contribuyente.

Comuniqué este hecho a la alcaldesa, SUSANA VILLARÁN DE LA PUENTE y no he merecido respuesta alguna, pese a que mi publicitada tacha a Kouri la benefició y ganó la alcaldía de Lima. La cortesía no anda por sus lares.

Por lo tanto, que el bendito SAT pretenda declararme "NO HABIDO", como indica el 5° párrafo del innecesario Requerimiento, es una broma de mal gusto o quizá encierra algún trasfondo oscuro, como es enjuiciarme coactivamente para el pago de tal papeleta, que nunca me hicieron conocer dónde fue impuesta. Niego haber infringido la norma de tránsito alguna vez.

No obstante lo narrado no voy a votar para que revoquen el mandato de doña Susana, porque no hay “Comunicores” a la vista.

Documentos adjuntos