Pocas dudas hay que el “congelador” de los expedientes, el bastión a favor de los traficantes de tierras, parece estar en el Area de Procedimientos Administrativos, PAD, de Cofopri. Los reclamos de propietarios despojados por los Procesos de Prescripción Adquisitiva a favor de “posesionarios” informales e invasores descarados, está en esa dependencia. ¿Procesos o enajenaciones?

En todo Lima hay propietarios que de repente se enteran que su casa, terreno o departamento fue incluido inexplicablemente en uno de estos Procesos Prescriptivos y COFOPRI pasó a ser dueño y señor de su propiedad. Mejor dicho: de los funcionarios y empleados de COFOPRI que manejan el caso. Estos Procesos Prescriptivos resultan temibles.

En La conexión Cofopri 1 http://www.voltairenet.org/La-conex... se publicó la luenga crónica que el señor Pedro Cánepa de Imagen Institucional de COFOPRI, envió respecto al proceso de empadronamiento realizado en “Los Suspiros de Lurín” el 25 de enero. Pero, pese a los importantes cuestionamientos que se han emitido a posteriori, COFOPRI no dice ¡esta boca es mía!

Por ejemplo deviene ineludible y básico que COFOPRI explique ¿cómo justifica la inclusión de predios privados en sus listados de Prescripción Adquisitiva? Y sin haber comunicado ¡nada! a sus propietarios legítimos que son contribuyentes registrados en el municipio respectivo y están al día en sus pagos, siendo muy fácil ubicarles.

Nunca se equivocan

Algunos empleados de COFOPRI actúan con patanería insolente. Si en su proceso incluyeron predios privados, por error, es casi imposible que reconozcan el yerro, tal vez se han creído el cuento de la infalibilidad. ¿O acaso es esa la política no revelada de la entidad: no dar marcha atrás y quedarse con todos los predios posibles?

Con tal de no rectificar, sus “evaluadores” buscan cualquier pretexto para tratar de anular la titularidad del propietario privado. No ocultan su favoritismo hacia los posesionarios informales y predisposición a tratar de anular el título de propiedad del lote privado invadido, con argumentos traídos de los pelos.

¡Apenas tres empleados!

Tal vez por eso hay tantos casos pendientes en el PAD (más de dos mil según fuentes extraoficiales). Inexplicablemente, en una oficina que debía tener por lo menos a 20 evaluadores (para el optimista supuesto que cada uno llegue a atender 100 expedientes en promedio) ¡sólo hay tres!

Un par de años atrás se hizo la reducción: de 18 evaluadores a la cifra actual, a todas luces insuficiente. ¿A quién convino el recorte? ¡Evidentemente que no a los propietarios que de la noche a la mañana se ven despojados de sus propiedades.

¿Qué hay sobre el Lote 8?

En el PAD, duerme desde hace casi tres meses, la Impugnación al empadronamiento de los invasores, los documentos probatorios de propiedad de los dueños legítimos y la documentación entregada para el empadronamiento del 25 de enero 2012 por el Lote E-8 de Los Suspiros de Lurín (invadido violentamente el 19 de ese mes y que es materia de una Denuncia en la Segunda Fiscalía Penal de Lurín).

Hasta el momento el PAD de COFOPRI “no apertura” el expediente. O sea, es un legajo más en espera que alguien se dé cuenta que existe. Y que algún funcionario recuerde que hay un propietario despojado que lo compró, construyó, pagó sus impuestos por casi 40 años y ahora está esperando justicia para poder recuperar su predio.

Algo atrasados…..

Con un retraso más o menos escandaloso y jamás explicado, los evaluadores del PAD, están atendiendo en estos meses caniculares recién: ¡los expedientes del año 2000! En castellano mondo y lirondo eso significa que hay un pequeño atraso de ¡12 años! Y la única y grotesca excusa que aciertan a dar, cuando las raras veces en que lo hacen, es que usan un sistema cronológico, en orden de llegada.

Los evaluadores del PAD no atienden al público. Para poder consultar directamente con cualquiera de ellos, excepcionalmente solo es posible conseguirlo a través de un funcionario de alto nivel.

Zombie perfecto

El “evaluador” de Cofopri es un burócrata perfecto y obra al pie de la letra que, por supuesto, no se da cuenta de lo absurdo que constituye estar atendiendo recién un caso que hace doce años que entonces de pronto era urgente, pero ahora solo Dios sabe dónde estará el interesado, quizás hasta ya falleció. Pero el señor “evaluador”, convertido en un zombie modelo y rutinario, seguirá atendiendo en orden cronológico, porque esa es su norma, y él trabaja como una máquina que no piensa, solo funciona dentro de la rutina que le asignaron.

Mientras tanto los expedientes nuevos, ingresados en el año en curso, se irán apolillando hasta que a ellos, los evaluadores del PAD o a sus jefes, se les dé la gana de atenderlos, cuando ya a nadie interesen.

Los propietarios despojados deben esperar en silencio y resignados al accionar burocrático de una entidad que evidencia un manejo más que lento y controvertido como criticable en sus procesos prescriptivos y que termina transfiriendo predios privados y estatales a “posesionarios” más sospechosos aún. ……………………………………………….

¡A la mala enajenan terrenos en playas de Lurín! http://www.voltairenet.org/A-la-mal... La conexión Cofopri 1 http://www.voltairenet.org/La-conex...

La conexión Cofopri 2 http://www.voltairenet.org/La-conex...

La conexión Cofopri 3 http://www.voltairenet.org/La-conex...

La conexión Cofopri 4 http://www.voltairenet.org/La-conex...

Documentos adjuntos