Red Voltaire

Heinrich Heine: Sublime poeta del amor

Para las amigas Analí y Raquel, lectoras

Como pensador y como poeta, ¿pudo usted siempre reconocer claramente los rayos de su estrella?

Franz Liszt

+

Autor: Álvaro Cepeda Neri * Sección: Ex Libris

6 mayo 2012

De muy completa cultura, su estrella polar para viajar como pensador, escritor y combatiente por las libertades republicanas y democráticas, Heinrich Heine (1797-1856) tuvo como guía la obra de Immanuel Kant de quien escribió en su libro Alemania (editorial UNAM): “¡Atrás, fantasmas! Voy a hablar de un hombre cuyo sólo nombre ejerce exorcismo poderoso: me refiero a Immanuel Kant…”. Creador en la poesía del romanticismo universal, cantor del amor a la mujer (su continuador es Pablo Neruda), Heine, nacido alemán, se convirtió posteriormente en ciudadano europeo y, finalmente, en ciudadano universal.

Pensador en el más amplio significado de la Ilustración, enriqueció a ésta con su prosa magistral y sensuales versos como eterna primavera que atraviesa las demás estaciones y las pone sobre el fuego de las manifestaciones del amor.

Los traductores al español de sus obras son: Manuel Sacristán (Obras, editorial Vergara); Berit Balzer (Antología poética, Ediciones de la Torre); Román Setton (La escuela romántica, editorial Biblos); Jesús Munárriz (Alemania, un cuento de invierno, que es un poema clásico de carácter político, en edición bilingüe, editorial Hiperión); Manuel García Morente (Cuadros de viaje, edición bilingüe, editorial Austral); Luis Guarner (Libro de canciones, Noches florentinas y Espíritus elementales, Aguilar de Ediciones); y otros varios traductores (Sus mejores obras, editorial El Ateneo).

Heine sólo tiene un igual: George Gordon Byron (1788-1824). Son los dos remos del romanticismo. Heine escribe: “El cuerpo de mujer es el supremo/Cantar de los cantares: ¡qué primor!/En las bellas estrofas de sus miembros/Turgentes y divinos de color… Los botones de rosa de sus senos/cincelados están como canción/Y la nívea fisura que los parte/Es de un encanto arrebatador… El cuerpo de mujer es un poema/Y no un poema abstracto, sino canción/De carne y hueso y pies y corazón/Y ríe y besa con divinos labios/ Que riman con entera perfección… Oh, divina mujer/Sus miradas nos dicen/De feroces deseos: más sus labios curvados/Nos hacen la promesa/Con su dulce sonrisa/de inefables caricias e ignorados encantos”.

Heine dice ser el sentimiento que “se deja arrastrar por el encanto de la rima y la cadencia… Cada vez que te miro pasar eres como las rosas que cuentan cuentos perfumados y es que ella se muestra ardiente y luminosa/Contempla el cielo y vierte su mejor perfume, tiembla, se estremece y llora/Por las ansias de su amor”. Son canciones eternas para sentir, soñar e imaginar: “Tu blanca mano quisiera/Besar con mi ardiente boca/Y humedecer con mis lágrimas/tus dedos de nieve y rosa”. En su encantadora fantasía, los imposibles ensueños, deseos y anhelos… son posibles. “No me amas, no me amas/Pero eso no me importa a mí/Pues con sólo mirarte al rostro/Más alegre estoy que un rey”.

Ficha bibliográfica: Autor: Heinrich Heine Título: El libro de las canciones Editorial: Aguilar de ediciones

*Periodista

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.